óscar hahn

 

 

la suprema soledad 

 

 

 

 

canis familiaris

 

 

Llegará. Siempre llega. Siempre llega puntual

el sin cesar ladrido del perro funerario.

 

Entra por la ventana y repleta tu cuerpo

con puntiagudos ruidos.

 

Es una larga máquina de escribir, con cabezas

de perro como teclas. No te deja dormir

el tecleo canino de ese perro canalla.

 

El sin cesar ladrido del perro funerario

llegará. Siempre llega. Siempre llega puntual.