el huevo y la gallina

 

El huevo y la gallina

 

Por la mañana en la cocina, sobre la mesa, veo el huevo.

Miro el huevo con una sola mirada. Inmediatamente advierto

que no se puede estar viendo un huevo.

Ver un huevo no permanece nunca en el presente: apenas veo

un huevo y ya se vuelve haber visto un huevo hace tres milenios.

En el preciso instante de verse el huevo este, es el recuerdo de un huevo.

 

                ‘cuidado, es clarice:

                «digo lo que tengo que decir sin literatura»’

 

 

Detalles