una rodaja de limón y un pastelillo de almendras mordido

 

Mr. Apollinax

 

Ω της καινοτητος ‘Ηρακλεις, της παραδοξολογιας ευμηχανος ανθρωπος.

Luciano

 
Cuando Mr. Apollinax visitó los Estados Unidos

su risa se mezclaba al tintineo de las tazas de té.

Yo pensaba en Fragilion, esa figura oculta por los abedules

y en Príapo escondido en la maleza

mirando con asombro a la dama del columpio.

 

 

 

Detalles