“… ¿Me pedirás tú, muerto sin adornos,

que yo abandone esta desesperada

pasión de estar en el mundo?

 

pier paolo pasolini

 

     

 

 

 

 

 

 

 

cercana a los ojos

 

 

Cercana a los ojos y los cabellos sueltos

sobre la frente, tú, pequeña luz,

dispersa, enrojeces mi cuaderno.

De adolescente, en tu pálida llamarada,

ardía hasta la noche, y era extraño

escuchar al viento y a los grillos solitarios.

Entonces, en la olvidada habitación

dormían mis padres, y mi hermano,

inmóvil, descansaba tras un muro delgado.

¿Dónde estás ahora, luz roja?

No hablas, sin embargo iluminas; y suspira

el grillo en el silencio de los campos.

Y mi madre se peina al espejo

de una manera antigua como tu luz,

pensando en su hijo ya sin vida.

 

 

       

vicina agli occhi

 

 

 

Vicina agli occhi e ai capelli sciolti

Sopra la frente, tu piccola luce,

distratta arrossi le mie carte.

Adolescente ardevo fino a notte

Col tuo smunto chiarore, ed era strano

Udire il vento e gl’isolati grilli.

Allora, nelle stanze smemorati

Dormivano i parenti, e mio fratello

Oltre un sottile muro era disteso.

Ora dove egli sia tu, rossa luce,

Non dici, eppure illumini; e sospira

Per le champagne inanimate il grillo;

E mia madre si pettina allo specchio,

Usanza antica come la tua luce,

Pensando a quel suo figlio senza vita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pier Paolo Pasolini

Traducción de: F.E. León

En “Dal diario”, (1945-47) – 1954

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario