La hierbabuena del amor ha brotado como un dedo de ángel.

 

 

Créelo: de la tierra despunta, además, un brazo torcido de silencios,

un hombro abrasado por el calor de las luces apagadas,

un rostro con los ojos vendados por el negro velo de la mirada,

un ala grande de plomo y otra de hojas,

un cuerpo agotado en el reposo bañado por aguas.

 

Verlo flotar entre las hierbas con alas desplegadas,

ascender por una escalera de muérdago hacia una casa de cristal,

en la que deambula a grandes pasos una planta de mar.

 

Creer que es ahora el momento de hablarme entre lágrimas,

de ir descalzos a su encuentro, para que te diga lo que nos está 

reservado:

el luto sorbido del vaso o el luto sorbido de la palma de una mano-

y la planta loca adormecerse al oír tu respuesta.

 

Suenan chocando en la oscuridad las ventanas de la casa,

confesándose también lo que saben, pero sin lograr

comprender:

nos amamos o no nos amamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paul Celan

Poema para la sombra de Mariana

Traducción de José Ángel Valente


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario