imperfectas como diosas

Quiero comprar una fábrica de muñecas, una fábrica

pequeña, no muy grande.

Serán muñecas con el cabello suelto y muy largo para llevar

trenzas, y con zapatones de charol para sostenerse de pie.

Un vestido tachonado de estrellitas de plata para que

parezcan princesas muy ricas de dinero en dólares.

Serán de todos los colores del submundo: sesenta y uno,

como las lunas de Júpiter.

Y también: serán muñecas de mucho antes que el cuerpo: de la

época del alma: en ellas contará el mecanismo espiritual.

Las muñecas son siniestras, perfectas y terribles: pura exterioridad,

como pequeños ídolos maliciosos.

Pero las que yo fabrique serán como una llamita que puede apagarse,

elásticas de piel como los labios de una boca humana, con algo de

perdedoras o perdidas o fracasadas.

Como esas luces lejanas del horizonte que, con el viento frío del

anochecer, se ven y no se ven.

La mejor muñeca es la que al andar no levanta polvo ni deja huellas,

evanescente y fugaz, esquiva como el aire sutil.

Mis muñecas serán marchosas y cascabeleras,

imperfectas como diosas.

de Poemas de oído


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario