La poesía es el medio de poner a hablar a la lengua para lograr expresar lo que no puede ser dicho, lo inefable. A lo largo de los siglos, las estructuras poéticas se han ido enriqueciendo con nuevas formas y el poeta que innova respecto a la tradición heredada lo hace buscando la novedad formal pero aplica los mismos principios de la tradición: combinación, variación y repetición para hacer avanzar el poema. Los hallazgos, ya lo demostró la escritura automática de los surrealistas y sus cadáveres exquisitos, suelen ser sorprendentes. Tan sorprendentes como este poema de John Ashbery que he encontrado traducido por Juan Arabia en la web Buenos Aires Poetry. La versión original en Poetry Foundation.

 

 

¿Cuál es la nueva estructura formal creada por Ashbery en este poema? 

 

Regla 1: Generación de la estructura del poema a partir de número 4.

El poema consta de 4 partes. Cada parte consta de 4 estrofas, cada estrofa consta de cuatro versos.

 

Regla 2:  Generación de la estrofa

Los versos pares 2 y 4, se repetirán -con o sin variación- en la estrofa siguiente como versos impares 1 y 3. Esto deja un problema sin resolver, ¿Qué sucede con el 1 y 3 de la primera estrofa? ¿De dónde salen?

 

Regla 3: Génesis y epifanía del poema.

 

En esta concepción materialista de la creación nada sale ex-nihilo. Y si hay un creador en el origen, lo creado debe funcionar por sí mismo, con las reglas creadas. Telelología y eterno retorno se imbrican en la construcción del poema. La solución pasa por hacer emerger el inicio a partir del final del poema, con la misma regla. Los versos 2 y 4 de la última estrofa constituyen el 1 y 3 del inicio.

 

 

 

 

1.

La investigación demostró que las baladas fueron producidas por toda la sociedad
trabajando como un equipo. No ocurrieron por sí solas. No hubo conjeturas.
Las personas, en aquel momento, sabían lo que querían y cómo conseguirlo.
Vemos los resultados en obras tan diversas como “Windsor Forest”¹ y “The Wife of Usher’s Well”².
·
Trabajando como un equipo, no ocurrieron por sí solas. No hubo conjeturas.
Las trompas de Efland pasaron volando, y en pocos segundos
vemos los resultados en obra tan diversas como “Windsor Forest”¹ y “The Wife of Usher´s Well”²,
o, en una nota más moderna, en el final del concierto de violín de Sibelius.
·
Las trompas de Efland pasaron volando, y en pocos segundos
el mundo, como sabemos, se hunde en la demencia, como demuestra la narrative passé³,
o en el final del concierto de violín de Sibelius.
No te preocupes, muchas manos están haciendo el trabajo más fácil de nuevo.
·
El mundo, como sabemos, se hunde en la demencia, como demuestra la narrative passé.
En todo caso, la decisión está pendiente desde hace mucho tiempo.
No te preocupes, muchas manos están haciendo el trabajo más fácil de nuevo,
así que quedémonos adentro. La búsqueda era sólo otra aventura.
·
2.

En todo caso, la decisión está pendiente desde hace mucho tiempo.
Las personas están fuera de sí, extasiadas,
así que quedémonos adentro. La búsqueda era sólo otra aventura
y la solución problemática, de cualquier modo lejana en el futuro.
·
Las personas están fuera de sí, extasiadas,
sin embargo, nadie se pregunta el origen de tanta euforia colectiva,
y la solución: problemática, de cualquier modo lejana en el futuro.
El saxofón se lamenta, la copa de martini está vacía.
·
Sin embargo, nadie se pregunta el origen de tanta euforia colectiva.
En tiempos difíciles uno miraba al chamán o al sacerdote para el consejo y el consuelo.
El saxofón se lamenta, la copa de martini está vacía,
y la noche como un negro plumón de cisne se instala en la ciudad.
·
En tiempos difíciles uno miraba al chamán o al sacerdote para el consejo y el consuelo.
Ahora, sólo quienes tienen la voluntad están destinados a recibir la muerte como una recompensa,
y la noche como un negro plumón de cisne se instala en la ciudad.
Si intentamos salir, ¿nos ayudará estar desnudos?
·
3.

Ahora, sólo quienes tienen la voluntad están destinados a recibir la muerte como una recompensa.
Los chicos bailan hula-hula, imaginando una puerta al exterior.
Si intentamos salir, ¿nos ayudará estar desnudos?
¿Y qué hay de los mayores, las preocupaciones más ligeras? ¿Qué hay del río?
·
Los chicos bailan hula-hula, imaginando una puerta al exterior,
cuando todo lo que pensamos es cuánto podemos cargar con nosotros.
¿Y qué hay de los mayores, las preocupaciones más ligeras? ¿Qué hay del río?
Todos los gigantes fueron archivados a través del laberinto del tiempo.
·
Cuando todo lo que pensamos es cuánto podemos cargar con nosotros
no sorprenden aquellos que en su casa se sientan, nerviosos, junto a la apagada chimenea.
Todos los gigantes fueron archivados a través del laberinto del tiempo.
Sólo nos queda llegar a un acuerdo con nuestras cosas en común.
·
No sorprenden aquellos que en su casa se sientan nerviosos junto a la apagada chimenea.
Fue  su elección, después de todo, la que nos impulsó a las hazañas de la imaginación.
Sólo nos queda llegar a un acuerdo con nuestras cosas en común
y al hacerlo destituimos al tiempo de más rehenes.
·
4.

Fue su elección, después de todo, la que nos impulsó a las hazañas de la imaginación.
Ahora, silenciosamente como alguien que sube una escalera, emergemos hacia la luz
y al hacerlo destituimos al tiempo de más rehenes,
para poner fin a la disputa que la historia hace tiempo comenzó.
·
Ahora, silenciosamente como alguien que sube una escalera, emergemos hacia la luz
pero está envuelta, velada: debimos haber cometido algún error espantoso.
Para poner fin a la disputa que la historia hace tiempo comenzó
¿Debemos empujar hacia delante, en la perversidad?
·
Pero está envuelta, velada: debimos haber cometido algún error espantoso.
Enjugaste tu frente con una rosa, recomendando sus espinas.
¿Debemos empujar hacia delante, en la perversidad?
Sólo la noche lo sabe con seguridad; el secreto está a salvo con ella.
Enjuagaste tu frente con una rosa, recomendando sus espinas.
La investigación demostró que las baladas fueron producidas por toda la sociedad;
sólo la noche lo sabe con seguridad. El secreto está a salvo con ella:
Las personas, en aquel momento, sabían lo que querían y cómo conseguirlo.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Podríamos construir infinitos poemas a través de esta nueva estructura como se ha hecho siguiendo la tradición clásica de la sextina o el soneto? Sin lugar a dudas.

¿El collage, como técnica, permite expresar lo inefable, como lo ha hecho la tradición? Parece que el poema de Ashbery demuestra que sí. No lo dice, lo muestra en la génesis del poema. 

¿De qué habla el poema? ¿Es posible el conocimiento? Como el propio universo, el poema es ruido. Ruido con leyes. El conocimiento, inevitablemente, fragmentario.

“La investigación demostró que las baladas fueron producidas por toda la sociedad” demolición absoluta de la autoría. El hombre con otros hombres. “Las personas -en otro tiempo- sabían lo que querían y cómo conseguirlo” Cuestión ética palpitante en el poema.

“El mundo… se hunde en la demencia”

El poema crea un universo de una coherencia abrumadura: espejo del universo de ahí fuera. No analiza, no comenta, no justifica, no se queja. Dice, y al decir, emerge lo real. El verbo, principio creador desde el origen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario