I:60

 

 

 

 

Llegará un día,

en el cual no habrá que empujar los vidrios para que caigan,

ni martillar los clavos para que sostengan,

ni pisar las piedras para que se callen,

ni beber el rostro de las mujeres para que sonrían.

 

Empezará la gran unión.

Hasta Dios aprenderá a hablar

y el aire y la luz

entrarán en su cueva de miedosas eternidades

 

Entonces ya no habrá diferencia entre tus ojos y tu vientre,

ni entre mis palabras y mi voz.

Las piedras serán como tus senos

y yo haré mis versos con las manos,

para que nadie pueda ya confundirse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario