inglourious-basterds5

quentin tarantino

malditos bastardos

Título original: Inglourious Basterds

Quentin Tarantino, 2009

Traducción: Marc Viaplana Canudas

Introducción: David L. Robbins

 

 

 

PANTALLA EN NEGRO

 

APARECE EL TÍTULO DEL CAPÍTULO

CAPÍTULO CINCO

«LA VENGANZA DEL ROSTRO GIGANTE»

FUNDIDO

INTERIOR. VIVIENDA DE SHOSHANNA Y MARCEL. NOCHE.

Estamos en la vivienda de Shoshanna y Marcel, encima del cine. Es la primera vez

que estamos aquí.

APARECE UN SUBTÍTULO EN PANTALLA:

NOCHE DE ESTRENO DE «EL ORGULLO DE LA NACIÓN»

Shoshanna está frente a un espejo de cuerpo entero, con un precioso vestido estilo

años cuarenta, para el estreno. Está deslumbrante. Es la primera oportunidad que ha

tenido en la vida para llevar algo así. Sabe que esta va ser su última noche, así que va

a disfrutar del momento.

Desde el piso de abajo llega el SONIDO del barullo del estreno, por no decir la banda

alemana de música que atruena con marchas del Tercer Reich.

Shoshanna se acerca a la ventana de su apartamento y observa la escoria germana que

hay debajo de ella.

PLANO SUBJETIVO DE SHOSHANNA

VEMOS todo el fausto organizado abajo. Montones de ESPECTADORES. Montones

de convidados vestidos con uniformes nazis o esmóquines, mujeres ataviadas con sus

mejores galas, subiendo por la larga alfombra roja (naturalmente con una gran

esvástica en el centro) que lleva al cine de Shoshanna. La fanfarria de la banda

alemana se va desvaneciendo. Hay equipos de radio y cine cubriendo el evento que

mostrarán luego en la patria. Hay también, por supuesto, MUCHOS SOLDADOS

ALEMANES, encargados de la seguridad de tan feliz ocasión germánica.

Shoshanna CARRASPEA y SUELTA un salivazo.

UN GENERAL ALEMÁN DE LAS SS es entrevistado por un COMENTARISTA

DE RADIO. El gargajo le DA en medio de la calva.

Shoshanna vuelve al espejo de cuerpo entero, se coloca en la cabeza un sombrero

muy elegante estilo años cuarenta y se cubre la cara con el velo de rejilla de época.

Coge una pequeña PISTOLA, se la guarda en el bolsillo del vestido y ya está

preparada. Sale por la puerta del apartamento, para sumarse al estreno. A partir de

este momento ya no hay vuelta atrás; avante, encanto, ¡avante a toda máquina!

INTERIOR. HUECO DE LA ESCALERA DEL CINE. NOCHE

El hueco de la escalera del edificio conecta la vivienda con el cine. Shoshanna baja

por las escaleras y cruza una puerta que la lleva a otra, la de la cabina de proyección.

Saca una llave y abre la puerta.

INTERIOR. CABINA DE PROYECCIÓN. NOCHE.

Marcel prepara los rollos de películas para esta noche. Las cinco latas plateadas de

película que contienen cada uno de los rollos están dispuestas. Las latas de los rollos

1 y 2 están vacías. La lata del rollo 3, la lata marcada especialmente para el rollo 4, y

la lata para el rollo 5 (que nunca debería ver la luz de un proyector), reposan en el

suelo, preparadas.

Shoshanna, con aspecto de estrella de cine de los años cuarenta, entra en la cabina de

proyección.

La escena es en FRANCÉS, SUBTITULADO en CASTELLANO.

MARCEL

Oh la la, Danielle Darrieux, ¡qué emocionante! Encantado de conocerla.

SHOSHANNA

Cierra el pico, tonto.

Marcel le sube el velo que le cubre la cara y los labios de los dos se encuentran.

SHOSHANNA

¡Negro sinvergüenza! Tengo que bajar a alternar con esos cerdo boches.

¿Hacemos un repaso final?

MARCEL

El rollo uno está en el primer proyector.

El rollo dos está en el segundo. El tres y el cuatro están preparados.

SHOSHANNA

Muy bien, el gran tiroteo empieza cerca de la mitad del tercer rollo. Nuestra

película aparece en el cuarto rollo, así que, hacia el final del tercer rollo, tú bajas

y cierras las puertas de la sala. Entonces coges tu sitio detrás de la pantalla y

esperas mi SEÑAL, y cuando te la dé, ¡LE PEGAS FUEGO!

INTERIOR. VESTÍBULO DEL CINE. NOCHE.

La pompa de la velada está en pleno desarrollo, lo más granado de la comunidad

alemana va entrando en el cine. La gente circula y alterna por el vestíbulo forrado de

esvásticas y lleno de estatuas de desnudos griegos. Los comandantes militares nazis,

los oficiales de más alto grado en el partido y las celebridades alemanas (Emil

Jannings, Veit Harlan) alternan unos con otros y beben champán que les sirven los

CAMAREROS que llevan copas en bandejas de plata.

Vemos a Shoshanna entrando desde la parte superior de la gran escalinata del

vestíbulo, desde donde se domina la entrada al salón del hall. Desciende por la

escalinata y se pone a trabajar en los menesteres propios de un cine.

En lo alto de la escalinata, observando la raza superior en todo su esplendor, está el

coronel Hans Landa con su mejor uniforme de las SS.

ENCUADRE DE CÁMARA

justo detrás de él. A la derecha vemos la figura del coronel Landa, por detrás,

observando cómo los invitados van entrando en el cine. A la izquierda del cuadro

tenemos la entrada del cine, con los invitados que entran en el edificio vistos desde

arriba.

ENTONCES…

Un BOCADILLO de pensamiento, como en una historieta, aparece a la izquierda del

cuadro tapando la entrada del cine.

En el bocadillo de Landa se representa una pequeña escena.

BOCADILLO

Dentro de una habitación de hospital llena de MÉDICOS, ENFERMERAS y un

PACIENTE tendido en una cama de hospital. El coronel Landa entra en la habitación

y le chilla a todo el mundo:

CORONEL LANDA

¡Quiero a todo el mundo fuera de esta habitación!

Todos empiezan a salir.

CORONEL LANDA

¡He dicho ahora, maldita sea!

Salen todos CORRIENDO.

El coronel se acerca al paciente en la cama de hospital, que no es otro que el

SARGENTO WILLI, que, efectivamente, sigue vivo.

CORONEL LANDA

¿Puede hablar, sargento?

SARGENTO WILLI

(Con voz débil)

Sí, coronel.

CORONEL LANDA

¿Me cuenta todo lo que pasó en aquel lugar?

El BOCADILLO se DISUELVE, se ve la entrada otra vez y, como si estuviera

programado, aparece Bridget von Hammersmark, vestida con la mayor elegancia y

con la pierna en una gran escayola blanca. Los tres Bastardos con esmoquin van a su

lado.

PRIMER PLANO DEL CORONEL LANDA

Landa sonríe.

El coronel baja por las escaleras, hacia los cuatro saboteadores

Hablan en ALEMÁN SUBTITULADO en CASTELLANO:

CORONEL LANDA

Fräulein Von Hammersmark, ¿qué le ha sucedido al cisne más elegante de

Alemania?

BRIDGET

Coronel Landa, cuántos años sin vernos.

Tan apuesto como siempre, por lo que veo.

CORONEL LANDA

Con halagos va a conseguir lo que quiera, fräulein.

Sueltan una risita y se besan, sin tocarse.

CORONEL LANDA

Entonces, ¿qué le ha pasado a su encantadora pierna? No me cabe duda de que ha

sido una consecuencia de arrasar en el cine alemán.

BRIDGET

Ahórrese los halagos, perro viejo.

Conozco a demasiadas de sus pasadas conquistas para dejarme engatusar.

CORONEL LANDA

Ahora en serio, ¿qué le pasó?

BRIDGET

Pues que me propuse (estúpidamente, tengo que confesar) escalar una montaña. Y

este fue el resultado.

CORONEL LANDA

¿Escalar una montaña? ¿Fue así cómo se lastimó la pierna? ¿Escalando una

montaña?

BRIDGET

Tanto si se lo cree como si no, así fue.

Los dos hacen una breve pausa…

ENTONCES…

El coronel ESTALLA en ESTREPITOSAS CARCAJADAS. Tan estrepitosas, de

hecho, que los cuatro saboteadores se quedan desconcertados.

El coronel empieza a recuperar la compostura…

CORONEL LANDA

Discúlpeme, fräulein, no me estaba riendo de su infortunio. Era solo que…

¿escalando una montaña? Siento curiosidad, fräulein… ¿qué pudo empujarla a

emprender tan insensata empresa?

El doble sentido de la pregunta no le pasa inadvertido a Bridget.

BRIDGET

Bueno, no voy a repetir la experiencia, de eso puede estar seguro.

CORONEL LANDA

Este yeso parece fresco como mi viejo tío Gustave.

¿Cuándo escaló usted esa montaña? ¿Ayer noche?

BRIDGET

Tiene usted buen ojo, coronel. Ocurrió ayer por la mañana.

CORONEL LANDA

Ya veo… ¿Y en qué parte de París está exactamente esa montaña?

Eso la deja parada por un momento.

Entonces Landa se echa a reír, sacándola del apuro.

CORONEL LANDA

Solo le estaba tomando el pelo, fräulein. Ya me conoce, me gusta bromear. 

¿Y quiénes son sus tres apuestos compañeros?

BRIDGET

Me temo que no hablan ni una palabra de alemán.

Son amigos míos, de Italia. Este es un fantástico doble italiano, Antonio

Margheriti.

(refiriéndose a Aldo)

Un cámara de mucho talento, Enzo Gorlomi.

(refiriéndose a Donny)

Y el asistente de cámara de Enzo, Dominick Decocco.

La fräulein alemana se vuelve hacia los tres Bastardos de esmoquin.

BRIDGET

(En ITALIANO)

Caballeros, este es un viejo amigo, el coronel Hans Landa, de las SS.

Los Bastardos saben de sobra quién es Landa, el Cazador de Judíos, pero no pueden

exteriorizarlo.

Aldo tiende la mano.

TENIENTE ALDO

Buongiorno.

El alemán se la estrecha.

CORONEL LANDA

¿Margheriti…?

(En ITALIANO)

¿Lo estoy diciendo bien? ¿Margheriti…?

TENIENTE ALDO

(En ITALIANO)

Sí. Correcto.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

Margheriti… ¿Me lo puede repetir, por favor?

TENIENTE ALDO

Margheriti.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

Discúlpeme… ¿otra vez?

TENIENTE ALDO

Margheriti.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

¿Una vez más…?

TENIENTE ALDO

Margheriti.

CORONEL LANDA

Margheriti.

(En FRANCÉS)

Que significa margaritas, creo.

Se vuelve hacia Donny.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

¿Y cómo ha dicho que se llama usted?

SARGENTO DONOWITZ

Enzo Gorlomi.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

¿Me lo dice otra vez?

SARGENTO DONOWITZ

Gorlomi.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

¿Una vez más, por favor? Pero permítame oírlo con toda su música.

SARGENTO DONOWITZ

(En ITALIANO AFECTADO)

Gorlomi.

Le toca a Hirschberg.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

¿Y usted?

Hirschberg saca el mejor acento italiano del grupo.

HIRSCHBERG

Dominick Decocco.

CORONEL LANDA

¿Dominick Decocco?

HIRSCHBERG

Dominick Decocco.

CORONEL LANDA

Bravo… bravo.

BRIDGET

(En ALEMÁN)

Bien, ahora mis dos amigos cineastas tienen que localizar sus asientos.

El coronel Landa para a un CAMARERO con una bandeja de copas de champán.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

Sin prisas, disfrutemos de un poco de champán.

Cogen cada uno una copa.

CORONEL LANDA

(En FRANCÉS)

Oh, mademoiselle Mimieux, únase a nosotros, por favor, tengo aquí a unos

amigos que me gustaría presentarle.

Shoshanna se une al círculo, y le tienden una copa de champán.

Esta es la primera ocasión en que los Bastardos ven a Shoshanna.

CORONEL LANDA

(En FRANCÉS)

Tengo que decirle, mademoiselle, que está usted divina.

SHOSHANNA

(En FRANCÉS)

Merci.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

Esta jovencita encantadora es mademoiselle Emmanuelle Mimieux; este es su

cine y ella es nuestra anfitriona en esta velada.

(En FRANCÉS)

Y, mademoiselle, esta maltrecha y accidentada (pero no por ello desmejorada)

diosa alemana, es Bridget von Hammersmark.

BRIDGET

Bonjour.

SHOSHANNA

Bonjour.

BRIDGET

(En FRANCÉS)

Me temo que mis compañeros no hablan nada de francés, son italianos: Antono,

Enzo y Dominick.

Los tres sueltan una sonrisa de italiano majadero.

CORONEL LANDA

(En FRANCÉS)

Parece que los colegas italianos de fräulein Von Hammersmark necesitan ayuda

para encontrar sus asientos. ¿Quizá mademoiselle Mimieux tendría la amabilidad

de acompañarlos?

SHOSHANNA

(En FRANCÉS)

Será un placer. ¿Me enseñan sus entradas?

Donny le tiende dos entradas. Shoshanna les hace señas para que la sigan.

Donny y Hirschberg intercambian una última mirada con Aldo y luego siguen a la

joven francesa hacia el interior de la sala.

INTERIOR. AUDITORIO. NOCHE.

La sala del cine se va llenando rápidamente de uniformes de color gris y color negro.

Shoshanna localiza los asientos para los dos falsos italianos.

Tras mostrarles sus asientos, Shoshanna se gira para irse y…

Hirschberg…

extiende el brazo y la agarra de la muñeca.

La mira a la cara y, con gran sentimiento de culpa porque, si esta noche él tiene éxito,

la hermosa joven francesa va a saltar hecha pedazos, dice:

HIRSCHBERG

Grazie.

La hermosa joven francesa mira al chico italiano de aspecto bobalicón y pelo brillante

peinado hacia atrás que le da aire de judío, y le entra un gran sentimiento de culpa

porque, si esta noche ella tiene éxito, él va a morir abrasado, y dice:

SHOSHANNA

Prego.

VUELTA AL VESTÍBULO

Empiezan a encender y apagar luces. UN SOLDADO ALEMÁN GRITA en

ALEMÁN en el vestíbulo:

SOLDADO ALEMÁN

¡Tomen asiento! ¡La función está a punto de empezar! ¡Que todo el mundo tome

asiento!

El coronel Landa, el teniente Aldo y Bridget siguen juntos.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

Tengo que ir a llamar al Führer. No le gusta hacer su entrada hasta que todo el

mundo esté sentado. Venga conmigo, Frau von Hammersmark. El Führer se ha

enterado de que está usted aquí y quiere presentarle personalmente sus respetos.

BRIDGET

(En ALEMÁN)

¿A mí? ¿Por qué?

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

No sea modesta. Están todos muy conmovidos por su determinación. Ha sufrido

usted un accidente pero eso no le ha impedido asistir a tan importante

acontecimiento para el Partido. El Führer se ha mostrado firme en expresarle su

gratitud. Usaremos el despacho de mademoiselle Mimieux.

(A Aldo,

en italiano)

Me temo que le voy a privar de su compañía, pero será solo un momento.

BRIDGET

(En ITALIANO)

Parece que el Führer quiere presentarme sus respetos.

CORONEL LANDA

(En ITALIANO)

Espere aquí un momento. Le prometo que no la retendré mucho tiempo.

¿Qué pueden hacer? ¿Protestar?

El coronel Landa se acerca a uno de los GUARDIAS ACOMODADORES y le

susurra algo en la oreja, haciendo gestos en dirección a Aldo, como si le dijera «deja

al chico en paz hasta que volvamos»… ¿Qué, si no?

El coronel Landa se lleva a la renqueante Bridget al despacho de Shoshanna.

Mientras Aldo aguarda en el vestíbulo, más y más gente sigue entrando en el

auditorio, hasta que solo quedan Aldo y los seis guardias acomodadores en el ya

vacío vestíbulo.

INTERIOR. DESPACHO DE SHOSHANNA. NOCHE.

El despacho de dirección del cine de Shoshanna es pequeño y está atestado de cosas,

y en él predomina un escritorio.

Entran los dos.

El coronel Landa cierra la puerta tras él, y la CIERRA CON LLAVE.

Bridget se da cuenta de eso, pero no dice nada.

Los dos alemanes están solos.

CORONEL LANDA

Tome asiento, fräulein.

Señala una silla, la única que hay frente al escritorio.

Ella se sienta.

En lugar de ponerse al otro lado del escritorio, frente a ella, el coronel de las SS

acerca otra silla y la coloca junto a la fräulein.

Se sienta. Las rodillas de ambos casi se tocan.

El coronel señala el pie que no está escayolado.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

Déjeme ver el pie.

BRIDGET

(En ALEMÁN)

¿Cómo dice?

El coronel se da unos golpecitos en el regazo.

CORONEL LANDA

Ponga el pie en mi regazo.

BRIDGET

Coronel, esto es embarazoso.

CORONEL LANDA

Le aseguro, fräulein, que no es mi intención coquetear.

Se da más golpecitos en el regazo, más agresivamente.

La nerviosa fräulein levanta el pie enfundado en un zapato de gala con tiritas, y lo

coloca en el regazo del coronel.

El coronel, con mucha delicadeza, afloja las tiritas que sujetan el zapato al pie de la

fräulein…

… Quita el zapato…

… Y deja al descubierto el pie desnudo de ella…

ENTONCES…

Saca del bolsillo de su grueso abrigo de las SS, el hermoso zapato de gala que la

fräulein perdió en La Louisiane

Se lo coloca en el pie…

… y encaja como un guante.

Bridget sabe que está PERDIDA.

El coronel Landa sonríe y dice, en INGLÉS:

CORONEL LANDA

¿Cómo dice aquella expresión americana… «Si el zapato te queda bien, hazte con

él»?

Se quita el pie del regazo.

BRIDGET

(En ALEMÁN)

¿Y ahora qué, coronel?

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

¿Admite entonces su traición?

Bridget lo fulmina con una mirada desafiante.

BRIDGET

(En ALEMÁN)

Lo único que admitiré es que os combatiré…

(en INGLÉS)

Hijos de perra…

(En ALEMÁN)

… hasta mi último aliento.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

¿«Combatirá hasta su último aliento»?

DE REPENTE…

Hans se ABALANZA sobre ella, pone sus recias manazas en el delicado cuello de

Bridget von Hammersmark, y con toda la violencia de un león al ataque, APRIETA

con toda su FUERZA.

El rostro de Bridget se torna de color ROJO tomate, las venas de la cara se le

HINCHAN y su esófago es APLASTADO por el APRETÓN del coronel.

Con un violento TIRÓN, la ARRASTRA al SUELO. Ella CAE de la SILLA sin que

Landa deje de APRETARLE el cuello en ningún momento.

Se pone encima de ella y la APLASTA para ACABAR DE EXPRIMIR LA POCA

VIDA QUE QUEDA EN ELLA. Aprieta con todas sus fuerzas el cuello de la

elegante dama.

Luego, para rematarla, empieza a GOLPEARLE VIOLENTAMENTE LA NUCA

CONTRA EL SUELO…

¡BANG!

¡BANG!

¡BANG!

Bridget está muerta.

Landa afloja la presión en el cuello. Las manos le TIEMBLAN…

Se levanta.

Estrangular a alguien hasta la muerte con tan solo las manos es el acto más violento

que un ser humano puede cometer.

Además, solo los humanos estrangulan, y para tal cometido es muy importante el

hecho de que los pulgares hagan de la mano una herramienta prensil. Mientras Hans

Landa se levanta, la extrema violencia de la que ha tenido que hacer acopio para

llevar a cabo esta tarea lo ha alterado. Trata de recuperar la compostura y de calmar

los temblores que siguen sacudiéndole todo el cuerpo. Saca una PETACA DE LAS

SS plateada (llena de aguardiente de melocotón) y le pega un par de tragos. Extiende

la mano ante él. Los TEMBLORES empiezan a disminuir. Coge el teléfono.

Con el teléfono en la mano dice en alemán:

CORONEL LANDA

Informe al Führer de que el público ya está en sus asientos: todo está preparado

para empezar.

El primer paso en el plan de Hans ya se ha cumplido.

Marca entonces otro número.

INTERIOR. VESTÍBULO. NOCHE.

Aldo sigue en el vestíbulo…

Y ENTONCES…

Los SEIS ACOMODADORES NAZIS SALTAN encima de él.

Lo TIRAN BRUSCAMENTE de cara contra el suelo. A la manera del Servicio

Secreto de hoy en día, en pocos segundos le esposan las manos a la espalda, lo

registran, le encuentran la BOMBA atada al tobillo, se la quitan, le ponen una

BOLSA DE TELA NEGRA en la cabeza, lo levantan y lo SACAN

APRESURADAMENTE del edificio.

Todo esto ocurre en pocos segundos y sin hacer ruido: nadie en la sala se ha dado

cuenta de lo que ha pasado…

INTERIOR. AUDITORIO. NOCHE.

… incluyendo a Donowitz y a Hirschberg, sentados en medio de la raza superior, a la

espera de que empiece la función.

EXTERIOR. CINE. NOCHE.

Los seis soldados nazis empujan alfombra roja abajo al encapuchado Aldo y lo llevan

al callejón que hay junto al cine.

Ponen a Aldo contra la pared.

Desde dentro de su capucha, Aldo no deja de GRITAR cada insulto que se le ocurre

contra Alemania, los alemanes, la comida alemana, el perro pastor alemán…

cualquier cosa.

VOZ DEL CORONEL LANDA (EN OFF)

¡Cállate!

La capucha negra sin rostro se calla.

El coronel Landa, ahora de pie directamente delante del prisionero encapuchado, dice

en INGLÉS:

CORONEL LANDA

Como le dijo Stanley a Livingstone… Teniente Aldo Raine, supongo.

TENIENTE ALDO

¿Hans Landa?

CORONEL LANDA

Ha llegado usted muy lejos, Aldo.

Pero, ¡ay!, ahora está usted en manos de las SS.

En mis manos, para ser exactos. Y llevo mucho tiempo esperando ponérselas

encima.

Alarga la mano y con el dedo toca suavemente la cara de Aldo justo en medio de la

capucha.

La cabeza de Aldo se ESTREMECE VIOLENTAMENTE.

CORONEL LANDA

¿Ha sido eso un temblor?

En alemán ordena a los hombres que metan a Aldo en la parte trasera de un camión.

Aldo, atado y encapuchado es subido al camión. Dentro está también Utivich, con un

uniforme improvisado de chófer, atado y encapuchado igual que el teniente.

El camión se pone en marcha y se va.

El coronel Landa se vuelve y VE, A DISTANCIA, cómo la caravana de Hitler se

detiene delante del cine. El Führer, Goebbels, Francesca y el resto de la comitiva

pasan por la alfombra roja y hacen su entrada en el cine.

Landa sonríe.

EXTERIOR DEL CAMIÓN (EN MOVIMIENTO). NOCHE.

Vemos cómo el camión deja atrás la ciudad de París bajo el manto de la noche.

Parecen también dejar atrás el escenario de la Operación Kino.

INTERIOR DEL CAMIÓN (EN MOVIMIENTO). NOCHE.

Los dos prisioneros encapuchados van dando trompicones en la parte trasera del

camión.

Utivich gimotea dentro de su capucha.

TENIENTE ALDO

¿Utivich?

UTIVICH

¿Es usted, teniente?

TENIENTE ALDO

Ajá.

UTIVICH

¿Sabe algo de Donny? ¿Y de Hirschberg? ¿Y la mujer?

TENIENTE ALDO

No. No sé nada.

UTIVICH

Teniente, discúlpeme por llorar.

TENIENTE ALDO

No hay por qué disculparse. Esa capucha desanima a cualquiera.

UTIVICH

No soy lo que se diría John Wayne, ¿verdad?

TENIENTE ALDO

John Wayne es una estrella de cine mimada. Se echa a llorar si el cocinero rompe

la yema del huevo frito de su desayuno. Cúbrele la cabeza con una capucha y ya

verás cómo suena.

Utivich deja escapar una risita nerviosa entre las lágrimas.

TENIENTE ALDO

Quiero que sepas, hijo, que esta noche me he sentido muy orgulloso de ti.

Aprender a conducir en una noche. Conducir esa limusina. Tu misión era la más

difícil, hijo, y has pasado la prueba como el mejor.

Utivich llora MÁS FUERTE.

Aldo estira el pie, encuentra el pie de Utivich y le pone el suyo encima.

El CONTACTO tiene un efecto ligeramente calmante en Utivich.

En la oscuridad, Utivich va recuperando la dignidad.

EXTERIOR. TABERNA CAMPESTRE. NOCHE.

El camión se para delante de una pequeña taberna fuera de París (no es La

Louisiane).

Los dos prisioneros encapuchados son conducidos al interior del establecimiento.

INTERIOR. TABERNA CAMPESTRE. NOCHE.

Hacen entrar a los dos encapuchados en una taberna rural, cerrada al público pero

abierta para alguna otra cosa.

Los guardas nazis les quitan las esposas y los hacen sentar en unas sillas.

Entonces, de un TIRÓN, les quitan la capucha a los dos a la vez.

Los dos prisioneros están sentados frente a una mesa, dentro de lo que ven que es una

taberna rústica. En la mesa hay un teléfono, una botella de Chianti y tres copas. Y al

otro lado de la mesa está sentado el coronel Hans Landa.

Un SOLDADO NAZI está apostado junto a un impresionante aparato de radio emisor

y receptor, instalado en la taberna.

El coronel Landa empieza sin dilaciones con los dos perplejos y desorientados

soldados americanos:

En esta escena hablarán solamente en INGLÉS.

CORONEL LANDA

¿Así que son italianos…? ¿De verdad?

(PAUSA)

¿En qué estarían pensando?

TENIENTE ALDO

Bueno, yo hablo un poco de italiano…

CORONEL LANDA

Yo hablo un poco de tagalo, pero no me atrevería a suponer que puedo pasar por

filipino. No me malinterprete, entiendo que después de perder a sus alemanes

estaba usted metido en un berenjenal. Y siento gran admiración por la

improvisación.

Aun así… Chico Marx es más convincente. Si los tres se hubieran presentado

vestidos de mujer en el estreno, habría sido más convincente.

La mirada de Landa se dirige a los dos guardias nazis, detrás de los prisioneros.

CORONEL LANDA

(En ALEMÁN)

Nos pueden dejar solos. Pero estén alerta ahí fuera.

Los guardias salen afuera, dejando solos al coronel, al teniente, al soldado y al

radiofonista alemán del rincón.

CORONEL LANDA

¿Así que usted es Aldo el Apache?

TENIENTE ALDO

¿Así que usted es el Cazador de Judíos?

CORONEL LANDA

Cazador de Judíos… ¡Psé! Soy un detective.

Un detective bueno de verdad. Mi especialidad es encontrar gente, así que, como

es natural, he trabajado para los nazis en lo de encontrar gente.

Y, en efecto, algunos de ellos eran judíos.

Pero… ¿Cazador de Judíos? Es solo el nombre que se me quedó.

UTIVICH

Bueno, tiene que admitir que es un nombre con gancho.

CORONEL LANDA

¿Controlan ustedes los apodos que el enemigo les ha puesto? ¿Aldo el Apache y

el Menudo?

UTIVICH

¿Qué quiere decir con eso del Menudo?

CORONEL LANDA

Es el apodo que le han puesto los alemanes.

UTIVICH

¿El apodo que me han puesto los alemanes es el Menudo?

CORONEL LANDA

O «el Pequeño», ambos se refieren a usted.

Y, si me lo pregunta, me he quedado un poco sorprendido al ver lo alto que es en

realidad.

Quiero decir que es usted bajito, pero no bajito como un enano de circo, tal como

sugiere su reputación.

TENIENTE ALDO

¿Dónde están mis hombres? ¿Dónde está Bridget von Hammersmark?

CORONEL LANDA

¿Bridget von Hammersmark? Oh, estoy seguro de que está en alguna espumeante

cloaca del infierno, la que el diablo reserva para los traidores de su calaña.

Bueno, digamos que se ha llevado lo que se merecía.

Cuando uno compra amigos como Bridget von Hammersmark, se consigue según

se paga.

Y en cuanto a sus paisanos, el sargento Donowitz y el soldado Hirschberg…

TENIENTE ALDO

¿Cómo sabe nuestros nombres?

CORONEL LANDA

Teniente Aldo, ¿acaso cree usted que no he interrogado a cada uno de los

supervivientes que usted ha marcado con una esvástica…?

Simplemente no estamos actuando según unas pautas de respeto mutuo, que yo

esperaba.

Y ahora, en cuanto al paradero de sus dos saboteadores italianos… En este

momento, tanto Donowitz como Hirschberg deben de estar sentados en el mismo

sitio que los dejamos. En los asientos 0023 y 0024, si no me falla la memoria.

Los explosivos siguen sujetos en sus tobillos y siguen listos para estallar. Y en

este mismo momento, su misión, o lo que algunos llamarían un complot terrorista,

sigue su progreso.

Los dos Bastardos no se lo pueden creer. No puede ser verdad.

TENIENTE ALDO

Una historia apasionante. ¿Cuál es la siguiente? «¿Super Ratón?»

CORONEL LANDA

Sin embargo, solo tengo que coger ese teléfono de allí… Informar a los del cine,

y sus planes… kaputt.

TENIENTE ALDO

SI es que siguen allí, y SI siguen vivos aún, y este es un SI con mayúsculas, ya

que de ninguna manera va a cazar a los muchachos sin que ellos hagan detonar las

bombas.

CORONEL LANDA

No me cabe la menor duda, y, efectivamente, morirán algunos alemanes y,

efectivamente, arruinarán la velada y, efectivamente, Goebbels estará muy, muy,

muy enfadado con usted por hacerle eso en su gran noche. Pero no cazarán a

Hitler, no cazarán a Goebbels, no cazarán a Goering y no cazarán a Bormann. Y

necesitan a los cuatro para acabar la guerra.

(pausa)

Pero si no cojo ese teléfono, ese de ahí, es muy posible que cacen a los cuatro. Y

si cazan a los cuatro, habrán acabado la guerra… esta misma noche.

El coronel nazi coge la botella de Chianti y llena las tres copas, mientras dice:

CORONEL LANDA

Entonces, caballeros, hablemos de la posibilidad de acabar la guerra… esta

noche.

Cada uno coge su copa de Chianti.

CORONEL LANDA

Así que, tal como yo lo veo, ya que la muerte de Hitler, o su posible salvación,

depende únicamente de mi actuación… No hacer nada… Me hace responsable de

su muerte, incluso más responsable que ustedes.

¿No lo creen así?

TENIENTE ALDO

Supongo que sí.

CORONEL LANDA

¿Y qué piensa usted, Utivitz?

UTIVICH

Yo también diría que sí.

CORONEL LANDA

Perfecto; estamos, más o menos, todos de acuerdo.

Caballeros, no tengo ninguna intención de matar a Hitler, matar a Goebbels,

matar a Goering y matar a Bormann, por no decir decidir la guerra a favor de los

aliados, yo solo, sin ayuda de nadie, para encontrarme después ante un tribunal

judío.

Es en ese momento cuando los dos Bastardos lo entienden todo.

CORONEL LANDA

Si quieren ganar la guerra esta misma noche, tenemos que hacer un trato.

TENIENTE ALDO

¿Qué clase de trato?

CORONEL LANDA

De una clase que usted no tiene suficiente autoridad para hacer. Aun así, estoy

seguro de que en su misión hay un oficial al mando, ¿no es así? Apostaría a que

es un general. El general…

(se lo piensa)

O. S. S., diría.

Las cejas de Aldo revelan que ha acertado.

CORONEL LANDA

Ajá, ha sido bingo. ¿Es así como lo dicen, «Es bingo»?

TENIENTE ALDO

Decimos, simplemente, «bingo».

CORONEL LANDA

¡Bingo! ¡Qué divertido! Pero me estoy apartando del tema, ¿por dónde íbamos?

¡Ah, sí! En lo de hacer un trato. Tenemos aquí un muy competente aparato emisor

y receptor de radio; y, detrás él, un más que competente radiofonista llamado

Hermann. Consígame al otro lado de esta radio a alguien con suficiente poder

para autorizar las, llamémoslas condiciones de mi rendición condicional, si así va

a ser más fácil de digerir.

VUELTA AL ESTRENO

Shoshanna, en la cabina, baja las luces de la sala.

En el abarrotado y excitado auditorio, las luces decrecen.

PRIMER PLANO DEL INTERRUPTOR DE LAS CORTINAS, Shoshanna la

acciona.

En el auditorio, se abren las CORTINAS ROJAS.

Shoshanna acciona la palanca del primer proyector.

La BOMBILLA del PROYECTOR se pone INCANDESCENTE y PROYECTA un

HAZ DE LUZ…

Los ROLLOS DE PELÍCULA empiezan a girar…

La PELÍCULA de 35 MM pasa por la abertura de la película del proyector…

El distintivo inicial de una película producida por El TERCER REICH parpadea en la

PANTALLA…

Goebbels y Francesca observan…

Hitler observa…

Fredrick observa…

Donowitz y Hirschberg observan…

Shoshanna, desde el interior de la cabina, observa a través de la ventanilla…

La CÁMARA VA desde Shoshanna a la lata claramente marcada, el ROLLO 4.

Es el ROLLO SORPRESA.

VUELTA A LANDA Y LOS BASTARDOS

Landa, con unos auriculares de radio en las orejas y un micrófono en la mano, habla

con el mandamás americano, A QUIEN NO VEMOS NI OÍMOS, que está al otro

lado.

CORONEL LANDA

… Entonces, cuando en la historia militar se escriba sobre esta noche, se dirá que

yo tomé parte en la Operación Kino desde el principio mismo, en calidad de

agente doble.

Que todo lo que hice simulando ser un coronel de las SS fue autorizado por el O.

S. S. y fue un mal necesario para legitimar mi tapadera ante los alemanes.

Y que fui yo quien colocó en el palco de Hitler y Goebbels la dinamita del

teniente Raine, que verificó el deceso de estos. Por cierto, la última parte es

cierta.

INSERTO

Landa coloca una bomba en el palco de Goebbels y Hitler.

VUELTA A LANDA

CORONEL LANDA

Quiero cobrar pensión militar completa y las retribuciones propias de mi rango.

Quiero recibir la medalla de honor congregacional, por mi inestimable ayuda en

el derrocamiento del Tercer Reich.

El coronel se gira y ve a Aldo y a Utivich que presencian la conversación unilateral.

CORONEL LANDA

De hecho, quiero que todos los participantes en la Operación Kino reciban la

medalla de honor congregacional. Y plena ciudadanía para mí, eso no hace falta

decirlo. Y desearía que Estados Unidos de América me comprara una propiedad

en la isla de Nantucket, como recompensa por las incontables vidas que he

salvado al deponer la tiranía del Partido Nacionalsocialista mucho antes de lo

imaginado.

¿Ha tomado nota de todo, señor?

(pausa)

Yo también espero verle pronto personalmente, señor.

(pausa)

Está junto a mí.

El coronel le pasa los auriculares y el micrófono a Aldo.

TENIENTE ALDO

¿Diga, señor?

OÍMOS la VOZ del otro lado de la radio, dándole órdenes a Aldo:

VOZ DE LA RADIO (EN OFF)

El coronel Landa los meterá a usted y al soldado Utivitz en un camión, como

prisioneros. Entonces, él y su radiofonista llevarán el camión hasta nuestras

líneas. Al entrar en nuestras líneas, el coronel Landa y su hombre presentarán su

rendición. Entonces ustedes se encargarán de conducir el camión y de llevarlos

directamente hasta mí, para dar parte de la misión. ¿Está claro, teniente?

TENIENTE ALDO

Sí, señor.

La conversación termina y Aldo deja la radio.

Los tres hombres se miran entre ellos.

Landa coge su copa de vino.

CORONEL LANDA

Bien, supongo que lo único que nos queda por hacer es levantar la copa y brindar

por el éxito de Donowitz y Hirschberg.

Usted también, Hermann, únase a nosotros.

Los cuatro hombres, el coronel Hans Landa, Hermann, el teniente Aldo Raine y el

soldado Smithson Utivich, levantan las cuatro copas de vino.

CORONEL LANDA

Caballeros, por la historia y por sus testigos.

BRINDAN.

VUELTA AL ESTRENO

CORTE A LA PELÍCULA EN BLANCO Y NEGRO, EN LA PANTALLA

interpretándose a sí mismo, Fredrick Zoller se halla en el decorativo campanario de

una aldea rusa, liquidando a los SOLDADOS RUSOS que hay abajo.

UN GENERAL RUSO, KCHOVLANSKEY,

observa con unos prismáticos al soldado alemán. Baja los anteojos de visión a larga

distancia y consulta con uno de sus OFICIALES.

GENERAL KCHOVLANSKEY

(En RUSO)

¿Cuál es el recuento de muertos?

OFICIAL

(En RUSO)

Cuarenta y siete, hasta el momento.

OÍMOS UN DISPARO.

OFICIAL

(En RUSO)

Cuarenta y ocho. General, se lo ruego, ¡tenemos que derribar ese campanario!

GENERAL KCHOVLANSKEY

(En RUSO)

Ese campanario es una de las más antiguas y hermosas construcciones de Rusia.

¡No seré yo el responsable de convertir en polvo mil años de historia!

UN VALIENTE SOLDADO RUSO trata de avanzar entre dos edificios. Zoller lo

alcanza.

A continuación lo remata, tiro a tiro.

SHOSHANNA EN LA CABINA DE PROYECCIÓN

Shoshanna retira el «ROLLO 4» (el rollo especial de Shoshanna) y lo prepara en el

segundo proyector. El rollo 3, reproduciéndose en este momento en el primer

proyector, está a punto de acabar. En pocos minutos va llegar el gran momento.

Marcel le dice a Shoshanna, en FRANCÉS SUBTITULADO en CASTELLANO:

MARCEL

Ha llegado la hora. Me voy a atrancar las puertas de la sala y luego cogeré sitio

detrás de la pantalla.

Esta será la última vez que se vean, es imposible expresarse con palabras. Marcel la

estrecha en sus brazos y le planta un húmedo beso de despedida antes de morir.

DONOWITZ Y HIRSCHBERG

miran la película desde sus butacas, rodeados de NAZIS CON UNIFORME DE

GALA. Han inventado un sistema tontorrón para comunicarse en ese entorno hostil.

Básicamente, hablan inglés como si fuera un galimatías italiano. Usan palabras en

inglés, pero añaden una «I», una «A» o una «O» al final. Y las pronuncian con un

acento italiano exagerado, todo ello rematado con mímica.

Donowitz se inclina hacia Hirschberg y dice en un susurro:

SARGENTO DONOWITZ

(En ITALINGLISH)

I-a Go-a Toilet-a, Set-ta Boom-a.

(Voy al lavabo a activar la bomba.)

When-a I-a Go-a, you-a Set-ta Boom-a.

(Cuando yo me vaya, tú activas tu bomba.)

Hirschberg le indica con gestos que él no puede activar su bomba rodeado de todos

esos nazis. Donowitz muestra con mímica, cruzando las piernas, cómo activar la

bomba que lleva en el tobillo, estando sentado. Luego se levantará y la arrojará al

fondo de la sala, a la oscuridad.

Hirschberg no lo entiende.

HIRSCHBERG

What-a?

(¿Qué?)

Donny hace la pantomima otra vez, de manera más exagerada y con menos paciencia.

HIRSCHBERG

Affirm-ato, affirm-ato.

(Afirmativo, Afirmativo.)

SARGENTO DONOWITZ

They-o Look-o Screen-a, Not-o You-a.

(Están mirando la pantalla, no a ti.)

HIRSCHBERG

Fantastic-o.

(Fantástico.)

SARGENTO DONOWITZ

After-teri, Set-ta, Five-o Moment-o

(señalando

el reloj.)

You-a, Pphisst.

(Después de activar la bomba, espera cinco minutos y lárgate.)

HIRSCHBERG

What-o?

(¿Qué?)

SARGENTO DONOWITZ

Confuss-i, confuss-i, confuss-i.

(Confuso, confuso, confuso.)

What-a, and-o what-o, same-o?

(Pensaba que «What-a» significaba «What». ¿Significa «What-o» también

«What»?

HIRSCHBERG

Oh-o, sorr-o, I-o ment-a «What-a».

(Oh, perdona, quería decir «What-a».)

SARGENTO DONOWITZ

After-teri, you-a set-ta boom-a, five-o moment-o, you-a, fuck-o Pphisst.

(Después de activar la bomba, espera cinco minutos y lárgate, joder.)

HIRSCHBERG

Affirm-ato, affirm-ato.

(Afirmativo, Afirmativo.)

SARGENTO DONOWITZ

Good-a, Luck-a.

(Buena suerte.)

Donowitz se levanta de su asiento y sale de la sala a oscuras, hacia el vestíbulo. Los

guardias acomodadores nazis no están, el vestíbulo está competamente desierto. Ve

las ESCALERAS que bajan a los SERVICIOS y CUARTO DE BAÑO y desciende

por ellas para colocar la Boom-a, quiero decir la Bomba.

BAJA LAS ESCALERAS

que llevan a los servicios. Igual que en muchos cines antiguos, los servicios están

debajo de la sala y además, para llegar a ellos, hay que cruzar un gran SALÓN PARA

FUMADORES. En el salón para fumadores hay DIEZ SOLDADOS NAZIS, los

guardias acomodadores para el acontecimiento, fumando y charlando de cotilleos de

soldados. Todos llevan uniforme de gala y todos van armados.

Donowitz, con su esmoquin, pasa tranquilo entre ellos.

Lo miran pero no interrumpen su ratito de esparcimiento.

Donny entra en los enormes lavabos. Excepto un SOLDADO NAZI SOLITARIO

frente a un urinario, parece que Donny tiene los servicios enteros para él solo.

Entra en la intimidad del compartimiento de un retrete y cierra la puerta.

MARCEL EN EL VESTÍBULO

Desciende las escaleras que bajan desde la cabina de proyección hasta el desierto

vestíbulo. Se acerca a una de las puertas de la sala, y escruta el interior.

VEMOS LA PANTALLA Y EL PÚBLICO DESDE EL PLANO SUBJETIVO DE

MARCEL,

al fondo de la sala. El público parece fascinado por las hazañas de Fredrick en la

pantalla.

Marcel cierra la puerta y luego la CIERRA CON LLAVE.

DENTRO DEL AUDITORIO

LA CÁMARA VA DE LA PANTALLA a Marcel, que cierra las dos puertas al otro

lado de la pantalla. Gracias a las cortinas colocadas allí, nadie se da cuenta de lo que

hace Marcel.

Marcel pasa entonces por DETRÁS DE LA PANTALLA y VEMOS la IMAGEN

(invertida) del tiroteo de Fredrick, ENORME, LLENANDO TODA LA

HABITACIÓN LATERAL… Justo detrás de la pantalla, hay UNA PILA con más de

trescientas COPIAS DE PELÍCULAS, tiradas como si fueran basura.

Marcel, sentado en una silla de madera frente a la pantalla y al montón de películas,

enciende un cigarrillo, una cosa que no se debe hacer en absoluto en un cine de esa

época, pero esta noche, ¿qué importa?

Marcel fuma y espera la señal para… ¡PEGARLE FUEGO!

FREDRICK EN EL PALCO

junto a Hitler, Goebbels, Francesca, y Bormann. En la pantalla, ruge la batalla.

Fredrick se inclina y susurra algo (que no podemos oír) al oído de Goebbels.

Goebbels pone cara benevolente (benevolente para Goebbels, al menos) y dice en

alemán:

GOEBBELS

Algo perfectamente comprensible, estimado muchacho. Vete, ya nos veremos

cuando acabe la película.

Fredrick abandona el palco y se encamina hacia la puerta de la cabina de proyección.

Da unos golpecitos en la puerta, de una forma que pretende ser graciosa.

La puerta se abre, solo un poco, y Shoshanna, con una expresión nada amistosa, lo

mira fijamente.

Él, como siempre, es todo sonrisas y galanteo.

Hablan en FRANCÉS, SUBTITULADO en CASTELLANO:

FREDRICK

¿Es usted la gerente de este cine?

Quiero que me devuelvan el dinero. El actor que sale en la película es horrible.

Se ríe.

Ella ni siquiera sonríe. De la manera más seria posible, le dice:

SHOSHANNA

¿Qué haces aquí?

FREDRICK

He venido a hacerte una visita.

SHOSHANNA

¿Acaso no ves lo ocupada que estoy?

FREDRICK

Entonces deja que te ayude.

SHOSHANNA

Fredrick, esto no tiene gracia, no puedes estar aquí. Este es tu estreno, deberías

estar allí, con ellos.

Mientras Fredrick se prepara a contar su pequeño cuento, con todo el encanto del que

es capaz, Shoshanna escucha sabiendo que el tercer rollo está a punto de terminar y

que su gran cambio de rollo se acerca.

FREDRICK

En cualquier otra situación normal tendrías razón. Y en las siguientes películas

que haga, me propongo soportar con el ánimo apropiado veladas como la de esta

noche.

Sin embargo, el hecho es que esta película está basada en mis hazañas militares.

Y en este caso, mis hazañas consisten en matar a muchos hombres.

En consecuencia, la parte de la película que se está viendo ahora… no me gusta

ver esta parte.

SHOSHANNA

Fredrick, lo siento pero…

FREDRICK

Así que pensé en subir aquí y hacer lo que mejor se me da, que es molestarte.

Y, por la expresión de tu cara, veo que no he perdido mi habilidad.

DONNY EN EL LAVABO

El sargento Donowitz, con la BOMBA en el regazo, activa el temporizador, seis

minutos de tiempo. Entonces coloca la bomba detrás de la cisterna del inodoro.

CÁMARA EN EL SUELO DEL RETRETE

Vemos las baldosas del suelo extendiéndose ante nosotros. Vemos los pies de Donny

dentro del retrete cerrado. OÍMOS el sonido del soldado nazi, FUERA DE

CUADRO, que acaba de hacer pis.

Entonces, SUS ZAPATOS ENTRAN EN CUADRO… LOS SEGUIMOS HASTA…

El LAVAMANOS… NOS QUEDAMOS EN los zapatos… mientras OÍMOS al

soldado LAVÁNDOSE LAS MANOS… ENTONCES…

LA CÁMARA ASCIENDE POR LA PERNERA DE SU PANTALÓN… hasta que…

LLEGAMOS A LA ALTURA DE LOS OJOS del soldado alemán, que lleva puesta

una GORRA MILITAR y ha acabado de lavarse las manos…

ENTONCES… El soldado se quita la gorra, se aparta el flequillo que le cae sobre la

cara, y VEMOS LA ESVÁSTICA GRABADA A MANO EN LA FRENTE, MARCA

INNEGABLE DE LOS BASTARDOS. Se ECHA un poco de AGUA EN LA CARA,

se pone la gorra otra vez y vuelve con sus amigos al salón de fumadores. Mientras

sale del ENCUADRE, le dice a alguien que está FUERA DE CUADRO:

SOLDADO CON LA ESVÁSTICA EN LA FRENTE

(En ALEMÁN)

Eh, Fritz, me debes tres cigarrillos, dámelos ahora.

SHOSHANNA Y FREDRICK

Fredrick sigue fuera, en la entrada, y Shoshanna sigue impidiéndole el paso.

SHOSHANNA

Tengo que estar preparada para el cambio de rollo.

FREDRICK

¿Me lo dejas hacer a mí?

SHOSHANNA

No.

FREDRICK

Vamos, por favor, hace dos años que no cambio un rollo.

SHOSHANNA

He dicho que no.

FREDRICK

(Con un quejido de afectado)

Vamos, es mi estreno.

SHOSHANNA

¿Tan acostumbrado estás a que los nazis te besen el culo que has olvidado qué

significa la palabra «No»? No, Fredrick, no puedes entrar, y ahora, ¡lárgate!

Esta vez no hay necesidad de subtítulos. Fredrick lo entiende.

Con un brazo le da un TREMENDO EMPUJÓN a la puerta, que se ABRE de golpe a

la vez que Shoshanna sale despedida hacia el interior.

Fredrick, que ya no es el mismo que conocíamos hasta el momento, entra en la cabina

y cierra la puerta detrás de él, con CERROJO.

Shoshanna, más bien asustada, le dice a Fredrick:

SHOSHANNA

Fredrick, me has hecho daño.

FREDRICK

Bueno, al menos ahora sé que eres capaz de sentir algo. Aunque sea solo dolor

físico.

Fredrick avanza hacia ella…

Shoshanna recula…

FREDRICK

No soy el tipo de hombre a quien le puedes decir «Lárgate». Hay más de

trescientos cadáveres en Rusia, que, si pudieran, te lo confirmarían.

Después de todo lo que he hecho por ti, si me ofendes, atente a las consecuencias.

VUELTA A LOS LAVABOS

El Soldado con la Esvástica en la Frente enciende el cigarrillo. Le da una profunda

calada.

PLANO SUBJETIVO DEL SOLDADO

Está de cara a los servicios y ve, a cierta distancia, a Donny que sale del retrete. Se ha

quitado el esmoquin, que lleva doblado en la mano derecha. Viste camisa blanca de

etiqueta y un chaleco de esmoquin. Queda bastante lejos, así que parece simplemente

un tipo vestido de gala que vuelve de echar una cagada.

Donny camina hacia nosotros.

PRIMER PLANO DE LA ESVÁSTICA EN LA FRENTE

ve cómo se va acercando…

PLANO SUBJETIVO DEL SOLDADO

Donny se va acercando…

PRIMER PLANO DE LA ESVÁSTICA EN LA FRENTE

ve cómo se acerca más…

PLANO SUBJETIVO DEL SOLDADO

Donny se acerca…

PRIMER PLANO DE LA ESVÁSTICA EN LA FRENTE

empieza a darse cuenta…

PLANO SUBJETIVO DEL SOLDADO

Donny se va acercando, empieza a darse cuenta de que el soldado alemán se fija en

él…

PRIMER PLANO DE LA ESVÁSTICA EN LA FRENTE

Donny está ya lo bastante cerca como para que el soldado lo reconozca. Su rostro

CHILLA:

ESVÁSTICA EN LA FRENTE

¡El Oso Judío!

El ARMA del soldado está fuera de su funda y se va alzando en dirección al pecho de

Donny

CUANDO…

Donny levanta el brazo derecho, cubierto con el esmoquin, y DISPARA el ARMA

que lleva escondida debajo.

ALCANZA en el pecho al Soldado con la Esvástica en la Frente… que termina de

alzar su ARMA, DISPARA y ALCANZA a Donny en el pecho…

Los dos soldados DISPARAN uno contra el otro… Hasta que se quedan sin balas y

los dos hombres yacen muertos en el suelo.

Los otros nueve NAZIS de la habitación se quedan estupefactos por lo que acaba de

ocurrir delante de ellos.

SHOSHANNA Y FREDRICK EN LA CABINA DE PROYECCIÓN

Fredrick oye los disparos que acaban de sonar debajo de ellos y se gira hacia la

puerta.

FREDRICK

¿Qué diablos fue eso?

Mientras Fredrick le da la espalda, Shoshanna saca un ARMA del bolsillo y

DISPARA TRES VECES a Fredrick en la espalda…

… Él se DESPLOMA contra la puerta y luego CAE DE CARA al suelo…

Shoshanna, con el arma en la mano, mira por la ventana de la cabina de proyección,

hacia el público…

Los DISPAROS de la BATALLA QUE SE DESARROLLA EN PANTALLA suenan

TAN FUERTE que es imposible que el arma de Shoshanna se haya podido oír.

Los ojos van del público…

… a la pantalla…

… Se ve a FREDRICK ZOLLER en un magnífico PRIMER PLANO cerrado.

El rostro de la pantalla le rompe el corazón a la jovencita…

… Mira el cuerpo de Fredrick, tendido boca abajo en el suelo, con sangre que mana

de los agujeros que ella le hecho en la espalda…

… El cuerpo de Fredrick se mueve un poco y él deja escapar un GEMIDO de dolor…

… mientras MUERE, aunque en este momento, Fredrick está aún VIVO…

Shoshanna se le acerca…

… Lo toca, y él deja escapar otro GEMIDO…

… Ella pone el cuerpo boca arriba…

… Fredrick tiene una LUGER en la mano…

… Y DISPARA DOS VECES…

BANG, BANG

Las dos balas la ALCANZAN A QUEMARROPA EN EL PECHO…

y LANZAN a Shoshanna contra la pared, que luego CAE HACIA ADELANTE, de

rodillas, al suelo…

Fredrick, con la Luger aún en la mano, apunta desde el suelo…

… DISPARA…

Y ALCANZA en el muslo a la chica que sangra en el suelo…

… cuyo CUERPO se RETUERCE en agonía…

Igual que hacía con los rusos en la pantalla, la remata, tiro a tiro…

… DISPARA…

LA BALA LE VUELA EL TALÓN DEL PIE A SHOSHANNA

La Luger cae al suelo, Fredrick MUERE.

Nuestra joven heroína judía yace en el suelo de la cabina de proyección, en un charco

de su propia sangre, con el cuerpo ACRIBILLADO de balas y las terminaciones

nerviosas estremeciéndose de dolor, MUTILADA Y AGONIZANTE…

ENTONCES…

… la campanilla del primer proyector empieza a sonar, avisa al proyeccionista de que

hay que CAMBIAR el ROLLO DE PELÍCULA.

Agonizante o no, si Shoshanna quiere cumplir su venganza, tendrá que levantar el

culo del suelo y realizar el puto cambio de rollo.

AUDITORIO DEL CINE

En la pantalla, la batalla continúa. El público está fascinado.

El FÜHRER

observa, completamente abstraído en tan dramático espectáculo. Le dice a Goebbels,

en alemán:

HITLER

Extraordinario, Joseph, absolutamente extraordinario. Esta es la mejor película

que has hecho.

Goebbels está más que orgulloso; le sonríe a Francesca, que le da unas palmaditas en

la mano, con orgullo.

CABINA DE PROYECCIÓN

Shoshanna, sangrando, tullida y jodida SE LEVANTA, con gran esfuerzo y dolor,

DEL SUELO…

AUDITORIO

Hirschberg, sentado en su butaca, ACTIVA la BOMBA que lleva en el tobillo. Se

levanta y se pone a andar apresuradamente junto a una hilera de rodillas.

CABINA DE PROYECCIÓN

Como la heroína alemana de una de las películas de montaña de Riefenstahl,

Shoshanna se MONTA en el proyector de 35 mm como si estuviera en Piz Palü…

PELÍCULA EN PANTALLA

El soldado Zoller DISPARA desde su posición. En la esquina derecha superior del

CUADRO VEMOS la primera SEÑAL para el CAMBIO de ROLLO…

CABINA DE PROYECCIÓN

Shoshanna, agarrada al proyector, espera la segunda señal para el cambio de rollo, en

un esfuerzo agónico…

TRAS LA PANTALLA

Marcel fuma, esperando la señal…

HIRSCHBERG

sale de su fila y empieza a subir por el pasillo central del cine en dirección a la salida.

EN PANTALLA,

FREDRICK, EN UN PRIMER PLANO ESTILO SERGIO LEONE, grita a los rusos

de abajo:

ZOLLER (EN LA PELÍCULA)

¿Quién quiere darle un mensaje a Alemania?

En la esquina derecha superior del ENCUADRE, APARECE la segunda señal para el

CAMBIO DE ROLLO…

CABINA DE PROYECCIÓN

Shoshanna se tira al suelo al mismo tiempo que ACCIONA EL INTERRUPTOR DE

CAMBIO del segundo proyector…

PRIMERÍSIMO PLANO DE LA BOMBILLA DEL PROYECTOR

QUE NOS ARROJA UN CHORRO DE LUZ BLANCA a la cara.

CÁMARA LENTA

SHOSHANNA CAYENDO…

PRIMERÍSIMO PLANO DEL FILME DE 35 MM

EN MOVIMIENTO…

SHOSHANNA

GOLPEA VIOLENTAMENTE el POLVORIENTO suelo, NO a cámara lenta…

UN HAZ DE LUZ DEL PROYECTOR

SALE POR LA VENTANILLA DE LA CABINA DE PROYECCIÓN y se proyecta

en la pantalla.

PRIMER PLANO DE SHOSHANNA

en el suelo, con los ojos cerrados, exhala el ultimo aliento contra el suelo de la cabina

de proyección. Igual que ocurrió antes con su familia, ha muerto por las balas nazis.

AUDITORIO

EN LA PANTALLA, PRIMERÍSIMO PLANO DE FREDRICK

CORTE A

EN LA PANTALLA, MISMO PRIMERÍSIMO PLANO DE SHOSHANNA

La CÁMARA está situada exactamente en el mismo sitio; el fondo (un cielo en

blanco y negro) es también el mismo.

LIGERO ÁNGULO BAJO, HACIA ARRIBA, de manera que, en la pantalla,

Shoshanna mira a los nazis hacia abajo, de la misma forma que Fredrick miraba hacia

abajo a los rusos. La forma en que la ENORME IMAGEN DEL ROSTRO

GIGANTE DE SHOSHANNA mira fijo hacia abajo, al auditorio lleno de nazis, nos

recuerda al Gran Hermano de «1984» de Orwell.

HITLER y GOEBBELS

reaccionan.

HIRSCHBERG

parado en medio del pasillo, se gira hacia la pantalla.

Cuando ve el ROSTRO GIGANTE de Shoshanna se queda estupefacto.

TRAS LA PANTALLA,

Marcel está sentado en la silla, con su cigarrillo, ante el ROSTRO MÁS GIGANTE

AÚN DE SHOSHANNA

ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA EN LA PANTALLA

Mira fijamente hacia la sala repleta de nazis y dice en FRANCÉS:

ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA

Tengo un mensaje para Alemania. Interrumpo vuestra propaganda nazi de mierda

para informaros de que, como repugnantes cerdos alemanes que sois, vais a morir

todos.

HITLER y GOEBBELS

reaccionan.

HIRSCHBERG

reacciona.

MARCEL

sonríe.

ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA

Y quiero que veais bien el rostro judío de quien se va a encargar de ello.

PÚBLICO EN LA SALA

Mientras el aterrado público alemán está petrificado y con los ojos clavados en la

pantalla…

la BOMBA que Landa colocó en el palco de Hitler y Goebbels

EXPLOTA detrás de los espectadores…

Y HACE SALTAR EN PEDAZOS A HITLER, a FRANCESCA y a BORMANN, y

lanza a GOEBBELS desde su asiento hacia el auditorio, contra la pared opuesta, y

arranca también un trozo de techo.

El público reacciona…

La explosión hace que la lámpara de araña de Versalles caiga de su chapucera

instalación y se ESTRELLE contra el público de debajo…

EN LA PANTALLA, EL ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA termina su

GRITO DE GUERRA.

ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA

¡Me llamo Shoshanna Dreyfus, y este es el rostro de la Venganza Judía! Marcel,

¡PÉGALE FUEGO!

DETRÁS DE LA PANTALLA

Marcel coge su cigarrillo y LO ARROJA al montón de película de nitrato.

EN LA PANTALLA, EL ROSTRO GIGANTE DE SHOSHANNA SE RÍE

FRENÉTICAMENTE del tropel de pequeños nazis que tratan de escapar en medio

del pánico, mientras LLAMAS QUE PARECEN SALIR DE UN ENORME ALTO

HORNO ATRAVIESAN EL ROSTRO DE SHOSHANNA y ASCIENDEN POR

LAS PAREDES del cine.

El PÚBLICO

se lanza en ESTAMPIDA hacia la salida…

HIRSCHBERG

con la bomba preparada en el tobillo, queda atrapado, como en un gigantesco «El día

de la langosta», en un ENJAMBRE DE CUERPOS…

La gente aporrea frenéticamente las puertas atrancadas que sentencian a todos a un

aciago destino.

Las LLAMAS y el FUEGO se extienden por toda la sala…

Hirschberg, atrapado entre la muchedumbre, sabe que es el fin.

LA BOMBA QUE LLEVA EN EL TOBILLO ESTALLA

justo debajo de toda la gente que abarrota la sala.

El efecto que causa en la multitud es muy parecido al efecto que tendría el estallido

de un cohete M-80 en un hormiguero.

El auditorio se convierte literalmente en una lluvia roja de piernas, brazos, cabezas,

torsos y culos.

ENTONCES…

LA BOMBA QUE DONOWITZ HA COLOCADO EN LOS SERVICIOS EXPLOTA

DEBAJO del auditorio.

LA SALA SE HUNDE Y LA PARTE FRONTAL DEL CINE SE DERRUMBA.

Mientras EL CINE DE MADAME MIMIEUX ARDE…

APARECEN EN PANTALLA ESTOS SUBTÍTULOS, como en un teletipo militar:

«OPERACIÓN KINO, éxito total.»

FUNDIDO EN NEGRO

 

ENTRADA EN FUNDIDO

«HITLER MUERTO. GOEBBELS MUERTO. BORMANN MUERTO. GOERING

MUERTO. ZOLLER MUERTO. CASI TODO EL ALTO MANDO, MUERTO.»

FUNDIDO EN NEGRO

ENTRADA EN FUNDIDO

«CUATRO DÍAS DESPUÉS, ALEMANIA SE RINDE.»

FUNDIDO EN NEGRO

ENTRADA EN FUNDIDO

«ÉRASE UNA VEZ… EN LA FRANCIA

OCUPADA POR LOS NAZIS.»

CORTE A

EXTERIOR. BOSQUE. POR LA MAÑANA.

Temprano en una mañana neblinosa, en una zona de bosque. El camión alemán, con

Aldo y Utivich detrás y Landa y Hermann delante, se detiene.

LANDA y HERMANN EN LA CABINA DEL CAMIÓN

Hermann, que va al volante, le dice a Landa en alemán:

HERMANN

Estas son las líneas americanas, señor.

En la parte trasera del camión van los dos únicos miembros que quedan de los

Bastardos, el teniente Aldo Raine y el soldado Smithson Utivich, ambos con las

manos esposadas detrás.

Landa aparece con Hermann en la parte trasera del camión y dice:

CORONEL LANDA

Muy bien, caballeros, ya pueden bajar.

Aldo y Utivich se apean del camión.

El coronel Landa le hace señas a Hermann para que les quite las esposas a los

prisioneros.

Hermann obedece.

CORONEL LANDA

Hermann, entrégales tu arma.

Hermann obedece.

El coronel Landa entrega su LUGER y su llamativa DAGA DE LAS SS.

CORONEL LANDA

Me entrego oficialmente a usted, teniente Raine. Somos sus prisioneros.

TENIENTE ALDO

Muchas gracias, coronel. Utivich, ponle las esposas al coronel.

CORONEL LANDA

¿Es esto realmente necesario?

Mientras Utivich le esposa al coronel las manos en la espalda, Aldo dice:

TENIENTE ALDO

Soy un esclavo de las apariencias.

Entonces Aldo empuña la Luger y MATA A HERMANN DE UN TIRO. El

maniatado coronel Landa se queda atónito.

CORONEL LANDA

¿Se ha vuelto loco? ¿Qué ha hecho? ¡He hecho un trato con su general, e incluía

la vida de este hombre!

TENIENTE ALDO

Sí, hicieron un trato, pero a ellos les importa una mierda ese hombre, es a usted a

quien necesitan.

CORONEL LANDA

Lo fusilarán por esto.

TENIENTE ALDO

¡Bah! No lo creo, más bien me ganaré una bronca.

Pero ya estoy acostumbrado a eso. Ya sabe que Utivich y yo hemos oído el trato

que ha hecho con el Mandamás. ¿Acabar la guerra esta noche? Yo habría firmado.

¿Qué piensas tú, Utivich? ¿No habrías firmado también?

UTIVICH

Sí que habría firmado.

TENIENTE ALDO

No te puedo culpar por esto. Es un trato del carajo.

Y luego está ese pequeño chollo que se ha montado.

Bueno, si está dispuesto a freír a todo el alto mando, supongo que se merece un

poco de consideración.

Me da igual si consigue pensiones, medallas al mérito, desfiles triunfales, ¿a

quién carajo le importa?

Vayámonos a casa y ya está.

Pero… ¿le puedo hacer una pregunta?

Cuando se mude usted a la isla de Nantucket, me imagino que se va a quitar ese

precioso uniforme de las SS, ¿verdad?

Por primera vez en toda la película, el coronel Landa no responde.

TENIENTE ALDO

Eso pensaba yo. Pues esto… no me parece bien.

¿Qué piensas tú, Utivich? ¿Te parece bien a ti?

UTIVICH

Ni lo más mínimo, señor.

TENIENTE ALDO

Quiero decir que, si por mí fuera, llevaría usted ese uniforme el resto de su vida

de comemierdas. Pero soy consciente de que no resultaría práctico. Quiero decir

que en algún momento se lo tendrá que quitar.

Desenfunda la DAGA DE LAS SS de Landa y sostiene la HOJA delante de la cara de

Hans.

TENIENTE ALDO

Así que le voy a dar una cosita que no se va a poder quitar.

PRIMER PLANO DEL CORONEL LANDA

La daga acaba de grabar una profunda esvástica en la frente del coronel.

PLANO SUBJETIVO DEL CORONEL LANDA

Desde el suelo, mirando desde abajo a Aldo, a horcajadas sobre él, con un cuchillo

ensangrentado en la mano. Utivich está a su lado. Los dos Bastardos admiran el

trabajo artesanal de Aldo.

Aldo se vuelve hacia Utivich y dice:

TENIENTE ALDO

¿Sabes qué, Utivich? Puede que esta sea mi obra maestra.

Ambos ríen morbosamente.

CORTE A

 

ESCRITA Y DIRIGIDA

POR

QUENTIN TARANTINO

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario