los pasos de parra

 

 

Ahora Parra camina

ahora Parra camina por Las Cruces

Marcial y yo estamos quietos y oímos sus pisadas

Chile es un pasillo largo y estrecho

sin salida aparente

EI Flandes indiano que se quema allá a los lejos

un incendio rodeado de huellas

o los restos de un incendio

y los restos de unas huellas

que el viento va borrando

o diluyendo

nadie te da la bienvenida a Dinamarca

todos estamos haciendo

lo indecible

nadie te da la bienvenida a Dinamarca

aquí está lloviendo

y las cruces exhiben huellas

de hormigas y de incendios

oh el Flandes indiano

el interminable pasillo de nuestro descontento

en donde todo lo hecho parece deshecho

el país de Zurita y de las cordilleras fritas

el país de la eterna juventud

sin embargo llueve y nadie se moja

excepto Parra

o sus pisadas que recorren

estos tierrales en llamas

petrificadas

estos camposantos arados por bueyes

inmóviles

Oh el Flandes indiano de nuestra lengua esquizofrénica

toda pisada deja huella

pero toda huella es inmóvil

nada que ver con el hombre o la sombra

que una vez pasó

o que en e! último suspiro intentó

materializar la cobra

del sueño inmóvil

o de lo que en e! sueño sobra

representaciones representaciones

carentes de sustancia

En el Flandes indiano de la fractura

infinita

pero nosotros sabemos que todos

nuestros asuntos

son finitos (alegres, sí, feroces,

pero finitos)

la revolución se llama Atlántida

y es feroz e infinita

mas no sirve para nada

a caminar, entonces, latinoamericanos

a caminar a caminar

a buscar las pisadas extraviadas

de los poetas perdidos

en el fango inmóvil

a perdemos en la nada

o en la rosa de la nada

allí donde sólo se oyen las pisadas

de Parra

y los sueños de generaciones

sacrificadas bajo la rueda

y no historiadas

los perros románticos

roberto bolaño   

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 Θ


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario