los perros

románticos

 

    

 

 

 

 

 

La pesadilla empieza por allí, en ese punto.

Más allá, arriba y abajo, todo es parte de la

pesadilla. No metas tu mano en ese jarrón. No

metas tu mano en ese florero del infierno. Allí

empieza la pesadilla y todo cuanto desde allí

hagas crecerá sobre tu espalda como una joroba.

No te acerques, no rondes ese punto equívoco.

Aunque veas florecer los labios de tu verdadero

amor, aunque veas florecer unos párpados que

quisieras olvidar o recobrar. No te acerques.

No des vueltas alrededor de ese equívoco. No

muevas los dedos. Créeme. Allí sólo crece

la pesadilla.

 

 

 

 

 

 

roberto bolaño

 

los perros románticos

crepúsculos

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario