roberto bolaño

 

los perros

románticos

 

 

crepúsculos

 

 

 

 

 

UNA LECTURA

DE HOWARD FRANKL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    

 

 

una lectura de howard frankl

 

 

A lo mejor estaba borracho pero vi

que la pareja de policías atravesaba

la vitrina de la papelería y luego

la del restaurante y la del almacén

y después los ventanales de otro

restaurante y de una tienda de ropa

y de la relojería hasta desaparecer

por el horizonte completamente azul

como tragados por el océano ¿pero

cuál océano? ¿cuál horizonte?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario