poesía vertical IV : 26 

 

 

 

Quizá nos quedemos fijados en un pensamiento,                                      fijados en un pensamiento

pensándolo para siempre.                                                                       pensándolo para siempre

 

 

Puede ser que la eternidad no sea otra cosa

que concentrarse sin alrededores                                                                       concentrarse sin alrededores

en el pensamiento más denso

y quedarse allí como una planta despierta                                         como una planta despierta

que coloniza para siempre su minúsculo espacio.

Morir no sería entonces

nada más que el último esfuerzo de la atención,

el abandono de los otros pensamientos.                                                            el abandono de los otros pensamientos