roberto juarroz

 

novena

poesía vertical

 

IX : 26

 

 

 

    

 

 

 

26

 

 

 

La palabra que llega

como un proyectil envuelto en terco terciopelo

y estalla al ponerse en contacto

con la espera del hombre,

revela la explosiva epifanía

que se agazapa como un resorte visionario

en el núcleo de todas las cosas.

 

La palabra que estalla

puede emerger del centro del lenguaje,

como un ángel verbal

que de pronto se convierte en demonio.

Puede venir del fondo del silencio,

vistiendo solamente

la piel de la locura más callada.

Puede brotar de un texto que da vueltas

adentro de la tómbola del mundo

con la amenaza impar que es todo texto.

 

Puede surgir del hueco de otro hombre,

de su boca o su sombra,

como un seco rebote del abismo.

 

Pero cualquiera sea su origen,

algo salta a la luz en la grieta del golpe:

todo tiende a mostrarse,

a estallar, a expandirse,

a volcarse en lo abierto,

a volverse visible.

 

La realidad es apofántica,

lo oculto necesita derramarse,

lo cerrado se abre

como un círculo mágico.

Y la palabra es su conjuro,

pero sólo la palabra más sola,

la palabra como un proyectil forrado en tiempo,

la palabra que al final se destruye

en su propio estallido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poesía vertical : tomo 1 – 1ª ed. – Buenos Aires : Emecé Editores, 2005

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario