roberto juarroz

 

DÉCIMA

 

poesía vertical

1987

 

tomo 2

1ª ed.

Buenos Aires

Emecé Editores

2005

 

 

X: 24

  

 

 

 

Los diferentes ángulos de la lluvia

nos distraen de la más íntima

naturaleza de la lluvia:

caer siempre perpendicular a algo.

 

Así a veces cae perpendicular al corazón,

pero el corazón tiene miedo

y escapa de todas las perpendiculares.

Otras veces cae perpendicular a los muertos,

pero los muertos ya no aciertan ninguna geometría.

Y otras veces cae perpendicular a la noche,

pero la noche la abraza como un surtidor por todas partes.

 

Sin embargo la perpendicular de la lluvia,

para cumplir su llamado,

no necesita ni siquiera una línea,

sino tan sólo un punto donde poder caer

y hundirse plenamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario