42   

 

 

Hay ángulos que no pueden cerrarse

y que ninguna línea convertirá en figura.

Ellos resumen el destino.

Tampoco el destino puede cerrarse. 

 

El amor conoce esos ángulos

y con frecuencia acude a ellos.

También el pensamiento y la palabra.

También los párrafos del viento. 

 

Pero no hay instrumento que pueda medirlos,

ni hay geometría que los abarque.

Ellos responden a otro orden del espacio:

la geometría de lo abierto. 

 

Y quizá también respondan a un llamado,

pero no sabemos de dónde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Duodécima Poesía Vertical

Roberto Juarroz

Ediciones Carlos Lohlé
Buenos Aires
Argentina
1991

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario