XIV : 18

 

 

 

 

 

      

 

 

 

 

Llevo algo agotado entre las manos.

Tal vez no pertenezca ya a la vida

y sea un gajo anticipado de la muerte.

 

Su materia reseca

no parece ya materia

su color es un barniz prestado

su consistencia, una palidez en el viento.

 

Si para quedar libres

mis manos lo dejaran caer,

no llegaría ni siquiera al suelo.

 

Sin embargo,

mis manos ya no pueden soltarlo.

Lo agotado

es nuestra parte más inseparable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Roberto Juarroz

Décimo cuarta poesía vertical 1994

tomo 2- ª ed

Buenos Aires

Emecé Editores

2005

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario