soledad acompañada

 

 

 

Esta soledad acompañada

tiene una distancia humana

desde su escaparate, hasta

el corazón de los que se acercan,

de los que la cercan.

Tiene truco,

algo así como una voz

a la que todos hacen caso

aunque se les mienta.

Una voz conocedora de destinos

de memoria. Menos rápida en tejer

que la testaruda alma, cuando asoma.

 

 

 

 

 

 

 

Ángel Ferrer

Inédito


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario