sylvia plath

 

the moon and the yew tree 

 

 

 

 

This is the light of the mind, cold and planetary
The trees of the mind are black. The light is blue.
The grasses unload their griefs on my feet as if I were God
Prickling my ankles and murmuring of their humility
Fumy, spiritous mists inhabit this place.
Separated from my house by a row of headstones.
I simply cannot see where there is to get to.

 

The moon is no door. It is a face in its own right,
White as a knuckle and terribly upset.
It drags the sea after it like a dark crime; it is quiet
With the O-gape of complete despair. I live here.
Twice on Sunday, the bells startle the sky —
Eight great tongues affirming the Resurrection
At the end, they soberly bong out their names.

 

The yew tree points up, it has a Gothic shape.
The eyes lift after it and find the moon.
The moon is my mother. She is not sweet like Mary.
Her blue garments unloose small bats and owls.
How I would like to believe in tenderness –
The face of the effigy, gentled by candles,
Bending, on me in particular, its mild eyes.

 

I have fallen a long way. Clouds are flowering
Blue and mystical over the face of the stars
Inside the church, the saints will all be blue,
Floating on their delicate feet over the cold pews,
Their hands and faces stiff with holiness.
The moon sees nothing of this. She is bald and wild.
And the message of the yew tree is blackness – blackness and silence.

   

 

 

 

 

la luna y el tejo

 

 

Esta es la luz de la mente, fría y planetaria.
Los árboles de la mente son negros. La luz es azul.
Las hierbas se lamentan a mis pies, como si yo fuera Dios,
hiriendo mis tobillos murmuran su humildad.
Espirituosas brumas humeantes habitan este lugar
separado de mi casa por una hilera de lápidas.
Simplemente no puedo ver si hay un sitio adónde ir.

La luna no es una puerta. Es una cara por derecho propio,
blanca como un nudillo y terriblemente turbada.
Arrastra al mar detrás de sí, como un crimen oscuro;
y está en calma
con el bostezo en O del total desencanto. Yo vivo aquí.
Dos veces cada domingo las campanas sobresaltan el cielo-
ocho grandes lenguas afirmando la Resurrección.
Finalmente, ellas proclaman con sobriedad sus nombres.

El tejo apunta hacia arriba. Su forma es gótica.
Sus ojos se elevan por sobre él, y encuentran a la luna.
La luna es mi madre. Ella no es dulce como María.
Sus vestiduras azules sueltan pequeños murciélagos y lechuzas.
Cómo desearía creer en la ternura-
el rostro de la efigie, dulcificado por las velas,
inclinándose, sobre mí en particular, con ojos indulgentes.

¡He caído tanto! Las nubes están floreciendo,
azules y místicas sobre el rostro de las estrellas.
Dentro de la iglesia, los santos serán todos azules,
flotando con sus pies delicados sobre los bancos fríos,
sus cabezas y sus caras rígidas de santidad.
La luna no ve nada de esto. Ella es calva y salvaje.
Y el mensaje del tejo es negrura -negrura y silencio. 

 

 

 

 

 

hemos encontrado, junto al poema en inglés, un [flojo] comentario, tal que: 

 

 

 

“La Luna y el Tejo” es un poema bellamente escrito y su esplendor reside en el hecho de que Sylvia Plath percibe tantas cosas hermosas y sin embargo sólo encuentra desolación en cada una.

Hizo un uso extensivo de símbolos, personificaciones y dicción que, claramente, representan su melancolía.

El tema fundamental del poema gira en torno a su desolación debida a la muerte prematura de su padre —y las tensas relaciones con su madre.

El agudo aislamiento, a su vez, la invita a conectarse con su entorno, con la naturaleza.

El intento, sin embargo, falla: aquí, “la Luna” ha sido personificada como su madre, mientras que “El Árbol del Tejo” es el símbolo de su padre.

En un impulso para deshacerse de su desolación, comienza a conectarse con la naturaleza e intenta entender los diminutos elementos de la naturaleza que la rodean.

Percibe los árboles como negros, lo que significa que la sensación de oscuridad supera el aspecto alegre y escénico de la naturaleza.

Siente que “las hierbas descargan su dolor” a sus pies.

A la vez, se ha puesto en un pedestal a la altura de “Dios” al tiempo que reduce el elemento de la naturaleza (hierba).

Esto también es sugestivo de la desesperanza que siente a su alrededor. Ha perdido el sentido del sentimiento de belleza a su alrededor.

El poema también sugiere un vínculo superficial entre el poeta y su madre, representado por la personificación de la “luna” como su madre, lejana y fría.

Su madre no es alguien con quien pueda conectarse y escapar de sus apuros (La luna no es una puerta).

El símil, “Blanco como un nudillo” rinde un atributo espeluznante a su madre.

“El O-gape [embobarse] de la desesperación completa” sugiere la falta de comunicación entre la madre y la hija.

Ella siente que su madre “no es dulce como María”. Ella quiere “creer en la ternura” y sentir la mirada suave de su madre.

El tejo se encuentra a menudo cerca de las iglesias, dándoles un aspecto santo. Plath, sin embargo, lo ve como “gótico” y como un epítome de “negrura y silencio”.

El tejo simboliza a su padre muerto.

Esta personificación también sugiere su incapacidad para asociar su persona con la religión que agrava aún más su sentimiento de soledad.

El tono abatido de la poeta se observa desde la primera estrofa donde utiliza símbolos altamente contrastantes e imágenes sombrías.

Por ejemplo, “la luz de la mente, fría y planetaria.”

Según las convenciones, la luz da una sensación de calidez y seguridad, ilumina lo oculto y lo oscuro y se ve a menudo como “esperanza”.

Pero Plath aquí, va en contra de la convención y ve la “luz” como “fría” y la hace un elemento misterioso.

Además, “La luna no es puerta” sugiere falta de esperanza, orientación y oportunidades que es irónico porque se cree que la luna muestra la dirección e ilumina el mundo oscuro.

Además, la asociación de “lo santo” con “rígido” indica la falta de naturalidad y creencia en la religión y el rechazo de la idea de automejora, a menudo vinculados con lo santo. Muchos otros

símbolos proporcionan un tono solemne y aburrido al poema.

Los objetos de los cementerios como “lápidas”, “tejo”, “nieblas espirituales” y “santos flotantes” son sugestivos de melancolía.

El uso de animales nocturnos, “pequeños murciélagos y búhos” indica de nuevo oscuridad y turbidez.

Además, la repetición de la “negrura” en la última estrofa enfatiza la fantasmalidad y la oscuridad. El color ‘azul’ representa la desilusión.

El poema, así, da una impresión del estado melancólico de la poeta que no comprende la belleza de su entorno debido a la desesperación y el dolor que mora en su mente y en su alma.

La falta de orientación hacia sus padres, la sensación de desapego de Dios y los intentos fallidos de identificarse con su entorno, la obligan a retirarse a la “oscuridad y el silencio”.