la función social de la poesía

 

t s eliot

 

       

Como el título de este ensayo probablemente sugerirá diferentes cosas a distintas personas, se me perdonará si explico primero lo que no quiero decir antes de inlcntar explicar lo que sí pretendo. Cuando hablamos de la “función” de algo por lo regular pensamos en el papel que ese algo debería desempeñar, en vez de pensar en el que desempeña o ha desempeñado. Ésa es una importante diferencia, pues no pretendo hablar acerca de lo que yo pienso debería ser el papel de la poesía. Quienes nos dicen lo que la poesía tiene que hacer, especialmente si ellos mismos son poetas, usualmente tienen en mente el tipo especial de poesía que a ellos les gustaría escribir.

Siempre es posible, claro está, que la poesía pueda tener en el futuro un fin distinto al que ha tenido en el pasado; pero, aún así, vale la pena definir qué función tuvo en el pasado, tanto en un tiempo como en otro, en una lengua como en otra, universalmente. Fácilmente podría escribir sobre lo que yo hago, o me gustaría hacer, con la poesía y entonces tratar de persuadirlos a ustedes de que esto es exactamente lo que todos los buenos poetas han intentado hacer o debieron haber hecho en el pasado -sólo que ellos no acertaron completamente, aunque tal vez no haya sido su culpa.

Mas me parece probable que si la poesía -y quiero decir toda la gran poesía no ha tenido función social en el pasado, probablemente no la tenga en el futuro. Cuando digo toda la gran poesía, quiero evitar otra manera de tratar el tema. Uno puede tomar los distintos tipos de poesía uno tras otro y discutir la función social de cada uno sin resolver la cuestión general de cuál es la función de la poesía como poesía.

Quiero hacer la distinción entre la función general y la particular, de modo que así sepamos de lo que no estamos hablando. La poesía puede tener un deliberado, consciente, propósito social. Este fin es a menudo muy claro en sus formas primitivas. Hay, por ejemplo, runas y cantos tempranos, algunos de los cuales tenían claras finalidades mágicas -prevenir el mal de ojo, curar alguna enfermedad o invocar a algún demonio.

La poesía se ha usado desde épocas remotas en rituales religiosos y, aún hoy, cuando nosotros entonamos un himno, estamos usando la poesía para un determinado fin social. Las primeras formas de épica y saga pueden haber transmitido lo que pudo ser historia antes de quedar sólo para entretenimiento de la comunidad; y antes del uso de la lengua escrita, una versificación regular pudo haber sido una enorme ayuda para la memoria -y la memoria de los primitivos bardos, certeros y estudiosos, debió ser prodigiosa.

En sociedades más avanzadas, como la de la antigua Grecia, las funciones sociales reconocidas de la poesía son también muy conspicuas. El drama griego es resultado de ritos religiosos y permanece como una formal ceremonia pública asociada con celebraciones religiosas tradicionales; la oda pindárica se desarrolla con relación a una celebración social particular. Ciertamente, estos usos definitivos le dieron a la poesía una estructura que hizo posible su perfeccionamiento en determinados géneros.

En gran parte de la poesía moderna permanecen estas formas, tales como la del himno religioso que anteriormente mencioné. El significado del término poesía didáctica ha experimentado transformaciones. Didáctica puede significar “transmisora de información”, o puede significar “transmisora de instrucción moral”, o puede significar algo que abarque ambas cosas. Las Geórgicas de Virgilio , por ejemplo, son poesía muy hermosa y contienen información muy profunda sobre agricultura. Pero parecería imposible en la actualidad escribir un libro moderno sobre agricultura que a la vez fuese buena poesía: por un lado la materia misma se ha hecho mucho más compleja y científica y, por otro, puede ser más legible en prosa.

        

Nosotros no escribiríamos, como los romanos, tratados astronómicos y cosmológicos en verso. El poema cuyo propósito evidente es transmitir información ha sido superado por la prosa.. La poesía didáctica gradualmente se ha limitado a la poesía de exhortación moral o a la poesía cuyo propósito es persuadir al lector del punto de vista del autor sobre algo. Por eso contiene en buena parte de lo que se puede llamar sátira, aunque la sátira se sobreponga a la burla y la parodia, cuya finalidad es en primer término hacer gracia. Algunos de los poemas de Dryden, en el siglo XVII, son sátiras por cuanto pretenden ridiculizar a los objetos contra los cuales son dirigidos, y también didácticos por cuanto a su propósito de persuadir al lector de un particular punto de vista político o religioso; de tal suerte, y además al mismo tiempo, hacen uso del método alegórico de disfrazar de ficción la realidad.

La sierva y la pantera, que pretende convencer al lector de que el derecho estaba de parte de la Iglesia de Roma contra la Iglesia de Inglaterra, es el poema más notable de esta clase. En el siglo XIX buena parte de la poesía de Shelley está inspirada por el celo de las reformas políticas y sociales. En cuanto a la poesía dramática, se tiene una función especial inherente a ella. Mientras que hoy la mayor parte de la poesía es escrita para leerse en soledad o para ser leída en voz alta en compañía reducida, el verso dramático por sí solo tiene como propia función la de hacer una impresión inmediata, colectiva, sobre un gran número de personas reunidas para presenciar un episodio imaginario sobre un escenario.

La poesía dramática es diferente de cualquier otra, pero como sus leyes específicas son las del drama, su función queda incluida en la del drama en general, y no estoy tocando aquí la función específica del drama. Por lo que toca a la función especial de la poesía filosófica, sería necesario un análisis y un recuento histórico de cierta envergadura. Creo haber mencionado ya suficientes tipos de poesía como para dejar claro que la función especial de cada uno está relacionada con alguna otra función: la de la poesía dramática, al drama; la de la poesía didáctica de información, a la función de su propia materia; la de la poesía didáctica filosófica, religiosa, política o moral, a la función de estas disciplinas.

Pudiéramos examinar la función de cualquiera de estos tipos de poesía y aún dejar intacta la cuestión de la función de la poesía. Para todos estos tipos puede usarse la prosa. Pero antes de continuar quiero descartar una objeción que pudiera hacerse. La gente a veces desconfía de cualquier poesía que tiene un fin particular: la poesía donde el poeta sostiene puntos de vista sociales, morales, políticos o religiosos. Y los hay muchos más inclinados a decir que eso no es poesía cuando no gustan de un particular punto de vista; así como hay otros que a menudo piensan que algo es verdad en poesía porque, eventualmente, expresa un punto de vista acorde con ellos.

He de decir que la cuestión de si el poeta usa su poesía para defender o atacar una actitud social, no tiene importancia. Malos versos pueden tener un auge transitorio cuando el poeta refleja una actitud popular circunstancial; pero la genuina poesía sobrevive no sólo al cambio de la opinión pública sino a la completa extinción del interés en los sucesos con los cuales el poeta estaba apasionadamente comprometido. El poema de Lucrecio permanece como un gran poema aunque sus conceptos de física y astronomía estén desacreditados; el de Dryden, aunque las querellas políticas del siglo XVII ya no nos conciernan; un gran poema del pasado puede proporcionar aún gran placer, aunque su tema sea de los tratados en prosa hoy en día.

 

 

   

Ahora,si queremos averiguar la función social de la poesía, debemos atender primeramente sus funciones más obvias, aquellas que debe desempeñar si ha de desempeñar alguna. Pienso que la primera de la cual podemos estar seguros, es la de proporcionar placer. Sí ustedes preguntan qué clase de placer, entonces solamente puedo responder: la clase de placer que la poesía proporciona; simplemente porque cualquier otra respuesta nos llevaría lejos, al terreno de la estética y a la cuestión general de la naturaleza del arte.

Supongo que se estará de acuerdo en que todo buen poeta, sea grande o no, tiene algo que darnos además del placer. Si tan sólo nos diera placer, éste por sí mismo no podría ser del tipo más elevado. Más allá de cualquier intención específica que la poesía pueda tener, tal como lo he ejemplificado ya con los distintos tipos de poesía, siempre la comunicación de alguna nueva experiencia o alguna fresca percepción de lo cotidiano o la expresión de algo que nosotros hemos experimentado, pero para lo cual no tenemos palabras, que aumenta nuestra conciencia o refina nuestra sensibilidad.

Pero no es a este beneficio individual de la poesía ni a la calidad del placer individual, a lo que este escrito se refiere. Todos entendemos, creo, tanto el tipo de placer que la poesía puede proporcionar, como la clase de transformación, más allá del placer, que opera en nuestras vidas. Si no produce estos dos efectos, simplemente no es poesía. Podemos reconocer esto, pero al mismo tiempo soslayar algo que hace por nosotros como colectividad, como sociedad. 

Y lo digo en el sentido más amplío, pues pienso que es importante que todo pueblo tenga su propia poesía, no solamente por aquellos que gozan de ella -esa gente siempre estaría en posibilidades de aprender otras lenguas y disfrutar su poesía- sino porque de hecho produce un cambio en la sociedad considerada como un todo, y eso abarca a la gente que no disfruta de la poesía y hasta aquellos que ignoran los nombres de sus propios poetas nacionales.

Ése es el verdadero objeto de este ensayo. Observamos que la poesía difiere de cualquier otro arte en que tiene un valor para la gente de la raza y lengua del poeta que no puede tener para ninguna otra. Es verdad que aun la música y la pintura tienen un carácter local y racial, pero ciertamente para un extranjero las dificultades en su apreciación son mucho menores. Es verdad, por otra parte, que los escritos en prosa tienen una significación en su propia lengua que se pierde en la traducción, pero todos sentimos que perdemos mucho menos leyendo una novela traducida que leyendo un poema, y la pérdida en la traducción de algunos tipos de trabajo científico es virtualmente nula. Que la poesía es mucho más local que la prosa puede verse en la historia de las lenguas europeas. A través de toda la Edad Media y hasta hace unos cuantos siglos el latín fue la lengua de la filosofía, la teología y la ciencia. El impulso hacia el uso literario de las lenguas populares comenzó con la poesía.

Y esto aparece como algo perfectamente natural cuando advertimos que la poesía tiene que ver en primera instancia con la expresión del sentimiento y la emoción, y que sentimiento y emoción son particulares, en tanto que el pensamiento reflexivo es general. Es más sencillo pensar en otra lengua que sentir en otra lengua. Por lo tanto, ningún arte es más obstinadamente nacional que la poesía. Un pueblo puede ser apartado de su lengua y se le puede imponer otra en las escuelas pero a menos ese pueblo a sentir en una lengua nueva no se habrá erradicado la primera y reaparecerá en la poesía, que es el vehículo del sentimiento.

 

He dicho “sentir en una lengua nueva”, y quiero decir algo más que sólo “ex­presar sus sentimientos en una lengua nueva”. Un pen­samiento expresado en una lengua distinta puede ser prácticamente el mismo pensamiento, pero un sen­timiento o una emoción expresada en una lengua dis­tinta no es el mismo sentimiento ni es la misma emo­ción. Una de las razones para aprender bien al menos una lengua extranjera es que adquirimos una especie de personalidad suplementaria; una de las razones para no adquirir una nueva lengua en vez de la propia, es que la mayoría de nosotros no quiere convertirse en otra persona distinta. Una lengua superior raramente puede ser exterminada, a menos que se extermine al pueblo que la habla. Cuando una lengua reemplaza a otra, generalmente se debe a que esa lengua tiene ven­tajas que la elevan y que la hacen no solamente distin­ta, sino más basta y más refinada, no sólo para el sen­timiento, sino también para el pensamiento, que la lengua más primitiva.

       

Sentimiento y emoción son, pues, expresados me­jor en la lengua común del pueblo -esto es, en la lengua común a todas las clases; la estructura, el rit­mo, el sonido, el dialecto de una lengua expresa la personalidad del pueblo que la habla. Cuando digo que es la poesía, más que la prosa, lo que concierne a la emoción y al sentimiento, no quiero decir que la poesía no deba tener contenido y significación intelectual o que la gran poesía no contenga más de tal significacion que la poesia menor.

Pero profundizar en ello me alejaría de mi propósito inmediato. Daré por sentado que la gente encuentra la expresion más consciente de sus más profundos sentimientos en la poesía de su propia lengua, más que en cualquier otro arte o que en la poesia de otras lenguas. Esto no quiere decir, por supuesto, que la verdadera poesía se limite a los sentimientos que todo mundo puede identificar y entender; no debemos limitar la poesía a la poesia popular. Basta que en un pueblo homogéneo los sentimientos de los más refinados y complejos tengan algo en común con los de la gente mis burda y simple, lo cual no comparten con la gente de su mismo nivel en otra lengua. Y cuando una civilización sea sana, el gran poeta tendrá algo que decir a su compatriota de cualquier nivel cultural.

Podemos decir que el compromiso del poeta, como poeta, con el pueblo es solo indirecto. El compromi­so directo es con su lengua, primero para preservarla y, segundo, para difundirla y enriquecerla. A1 expresar lo que otra gente siente también está transformando el sentimiento al hacerlo mis consciente; hace a la gente aún mis consciente de lo que siente enseñándose, así, algo sobre sí misma. Pero él no es sólo una persona más consciente que la generalidad, como individuo también es diferente a otros e incluso diferente de otros poetas, y puede hacer partícipes a sus lectores conscientemente de nuevos sentimientos que no habían experimentado antes. Esa es la diferencia entre el escritor que solamente es excéntrico o locuaz y el poeta genuino. El primero puede tener sentimientos que son únicos, pero que no pueden ser compartidos y que, por lo tanto, son inútiles; el último descubre nuevas variantes de la sensibilidad que pueden ser apropiadas por otros.

Y al expresarlas desarrolla y enriquece la lengua que él habla. He hablado bastante sobre las impalpables diferencias del sentir entre un pueblo y orto, las cuales se reafirman en y se desarrollan mediante sus distintas lenguas. Pero la gente no sólo experimenta el mundo de distintas maneras en diferentes lugares, lo experimenta distintamente en diferentes momentos. De hecho, nuestra sensibilidad está cambiando constantemente, conforme el mundo a nuestro alrededor lo hace. Nuestro mundo no sólo no es el mismo que el chino o el hindú, sino que tampoco es el mismo de nuestros ancestros, varios siglos atrás.

No es el mismo de nuestros padres y finalmente, ni aun nosotros somos exactamente los mismos de hace un año. Esto es obvio; pero lo que no resulta tan obvio es que ésta sea la razón de que no podamos dejar de escribir poesía. La mayoría de la gente con educación se enorgullece de los grandes autores en su lengua, aunque jamás los haya leído, tal como se enorgullece de cualquier otro rasgo distintivo de su país.

Incluso algunos autores son suficientemente célebres como para ser mencionados ocasionalmente en discursos políticos. Pero la mayoría de la gente no entiende que eso no basta; que a menos de que sigan produciendo grandes autores, y especialmente grandes poetas, su lengua se deteriorará, su cultura se deteriorará y tal vez sea absorbida por otra más fuerte.

Un punto importante es, desde luego, que si nosotros no tenemos literatura viva nos alienaremos más y más en la literatura del pasado. A menos que mantengamos la continuidad, nuestra literatura pasada se tornará cada vez más remota para nosotros hasta que nos sea tan extraña como la literatura de un pueblo extranjero. Pues nuestra lengua continúa transformándose; nuestro modo de vida cambia bajo la presión de las transformaciones materiales de nuestro entorno en todos los sentidos; y a menos de que contemos con estos pocos hombres que combinan una sensibilidad excepcional con un excepcional dominio de las palabras, nuestra propia capacidad, no sólo de expresar sino aun de sentir hasta las emociones más crudas, degenerará.

Poco importa si el poeta tuvo en su tiempo una gran audiencia. Lo que importa es que tenga al menos un auditorio reducido en toda generación. Hasta ahora lo que he dicho sugiere que su importancia es en relación a su momento, o que los poetas muertos dejan de sernos útiles a menos de que tengamos poetas  vivos también. Sin embargo, quisiera recalcar que si un poeta se hace de una gran audiencia en poco tiempo, es digno de sospecha; pues nos hace temer que no está haciendo nada nuevo, que solamente está dando a la gente lo que está acostumbrada a recibir, es decir, aquello que ya había obtenido de poetas precedentes.

Pero que el poeta tenga su correcta pequeña audiencia en su propio momento es importante. Siempre ha de haber una reducida vanguardia que aprecie la poesía, independiente y de algún modo adelantada a su tiempo, o lista a asimilar lo nuevo más rápidamente. El desarrollo de la cultura no significa incorporar a todo el mundo a la vanguardia, lo que no pasaría de obligar a todos a mantener el paso; significa el mantenimiento de una élite cuyos lectores más pasivos, y quienes a su vez son los más, estén a no más de una generación atrás.

 

       

Las transformaciones y desarrollos de la sensibilidad que aparecen primero en unos cuantos, actuarán también, gradualmente, en la lengua a través de su influencia en otros y muy pronto a través de su influencia en autores populares, y con el tiempo se habrán establecido completamente: un nuevo avance se habrá llevado a cabo. Aun más, es a través de los autores vivos que los muertos siguen con vida. Un poeta como Shakespeare ha influido a la lengua inglesa muy profundamente no sólo por su influencia sobre sucesores inmediatos. Los poetas mayores presentan aspectos que no asoman a la luz de una sola vez; mediante el ejercicio directo de su influencia sobre otros poetas siglos más tarde, ellos siguen afectando a la lengua viva. No hay duda de que si en nuestros días un poeta quiere aprender a usar la palabra, debe estudiar devotamente a aquellos que mejor la usaron en su tiempo; a quienes, en su tiempo, renovaron la lengua.

Hasta aquí solamente he sugerido el fin hacia el cual creo puede decirse que la poesía tiende. Esto puede quedar más claro diciendo que a la larga la poesía transforma el habla, la sensibilidad, las vidas de todos los miembros de la sociedad, de todos los miembros de la comunidad, de todo el pueblo, lean y disfruten de la poesía o no, sepan o no los nombres de sus grandes poetas. La influencia de la poesía en la periferia ulterior es, claro, muy difusa, muy indirecta, muy difícil de probar.

Es como seguir el vuelo de un ave o de un aeroplano en un cielo despejado: si ustedes lo vieron cuando estaba muy cerca y no le quitaron la vista de encima conforme él se alejaba más y más, lo pueden ver aún a una gran distancia, a una distancia que el ojo de otra persona a quienes ustedes tratan de señalárselo le será imposible localizar. Así, si ustedes siguen la influencia de la poesía a través de aquellos lectores que son los más afectados por ella hasta la gente que jamás lee, la encontrarán presente donde quiera.

Al menos la encontrarán si la cultura nacional está viva y saludable, ya que en una sociedad saludable hay una continua influencia recíproca e interacción de cada parte sobre las otras. Y esto es lo que quiero decir con “función social de la poesía” en su sentido más amplio: lo que, en la medida de su vigor y excelencia, afecta el habla y la sensibilidad de toda la nación.

No se piense que digo que la lengua que hablamos está determinada solamente por nuestros poetas. La estructura de nuestra cultura es mucho más compleja. Con seguridad sería igualmente cierto que la calidad  de nuestra poesía depende de la forma en que el pueblo use su lengua: un poeta debe tomar como materia su propia lengua tal y como es hablada alrededor suyo en ese momento. Si está en desarrollo, él saldrá ganando; si está en decadencia, debe sacar el mejor provecho.

La poesía puede en cierto grado preservar y aun restaurar, la belleza de una lengua; puede y también debe ayudarla en su desarrollo, ayudarla a llegar a ser tan sutil y precisa en las condiciones más difíciles y para los fines cambiantes de la vida moderna, como lo fue en y para una época menos compleja. Mas la poesía, como cualquier otro elemento en esa misteriosa personalidad que llamamos nuestra “cultura”, ha de depender de gran número de circunstancias que están fuera de su control.

Esto me conduce a posteriores reflexiones de naturaleza más general. Hasta aquí mi énfasis se ha centrado en la función local y la función nacional de la poesía, y esto debe matizarse. No quisiera dejar la impresión de que la función de la poesía es la de dividir a la gente; pues, no creo que las culturas de los numerosos pueblos europeos puedan florecer aisladas las unas de las otras. No cabe duda que en el pasado ha habido grandes civilizaciones productoras de gran arte, gran pensamiento y gran literatura que se desarrollaron aisladas.

 –

 

De eso no puedo hablar con certeza, ya que puede ser que algunas de ellas no hayan estado tan aisladas como a primera vista parece. Pero en la historia de Europa esto no ha sido así. Hasta la antigua Grecia debe mucho a Egipto y algo a sus vecinos asiáticos; y en las relaciones de los estados griegos unos con otros, con sus diferentes dialectos y distintas costumbres, podemos encontrar una influencia recíproca y análogos estímulos a aquellos de los países de Europa entre sí.

Pero la historia de la literatura europea no mostrará que alguno haya sido independiente de otros; ames bien, que ha habido un constante dar y tomar, y que cada cual ha sido en su momento, de tiempo en tiempo, revitalizado por estímulos externos. Una autarquía general en la cultura simplemente no funcionaría; la esperanza de perpetuar la cultura de cualquier país se sustenta en la comunicación con otras. Pero si la separación de las culturas en la unidad de Europa es un peligro, igualmente lo sería una unificación que condujera a la uniformidad. La diversidad es tan esencial como la unidad.

Por ejemplo, hay mucho que decir sobre ciertos fines particulares de una lingua franca universal como el esperanto o el inglés básico.

Pero, suponiendo que toda comunicación entre naciones se llevara a cabo en una lengua artificial semejante, ¡qué imperfecta sería! O, más bien, sería totalmente adecuada en algunos aspectos y completamente falta de comunicación en otros. La poesía es un constante recordatorio de todas las cosas que sólo pueden ser dichas en una lengua y que son intraducibles.

La comunicación espiritual entre un pueblo y otro no puede ser llevada a cabo sin los individuos que se toman el trabajo de aprender por lo menos una lengua extranjera tan bien como uno puede aprender la propia y que en consecuencia estén en posibilidades, en mayor o menor grado, para sentir en otra lengua tanto como en la suya propia. Y nuestra comprensión de otro pueblo necesita ser complementada por la comprensión de nosotros por parte del otro pueblo mediante aquellos individuos que se han echado a la tarea de aprender nuestra lengua.

A propósito, el estudio de la poesía de otro pueblo es peculiarmente instructivo. He dicho que hay cualidades de la poesía de toda lengua que solamente los hablantes nativos pueden entender. Pero esto tiene también su otra cara. A veces me he encontrado al tratar de leer una lengua que no domino muy bien, con que no entiendo un fragmento de prosa hasta que no aplico la norma del maestro de escuela, es decir, hasta que no estoy seguro del significado de cada palabra y comprendo la gramática y la sintaxis; entonces puedo pensar el párrafo en inglés.

Pero también me he encontrado otras veces con que un fragmento de poesía, que no podía traducir y que contenía numerosas palabras extrañas a mí y oraciones que no podía construir, comunicaba algo inmediato y vívido, únicamente, distinto de cualquier cosa en inglés -algo que no podía poner en palabras y, sin embargo, entendía.

Y al aprender mejor esa lengua he encontrado que tal impresión no era ilusión, no era algo que yo imaginara estar en la poesía, sino algo que realmente estaba allí. De este modo ustedes pueden, por así decirlo, entrar en otro país antes de que su pasaporte sea expedido o su pasaje adquirido. Casi inadvertidamente, al cuestionar la función social de la poesía nos hemos introducido, en toda esta cuestión de la interrelación de los países de lenguas distintas, pero culturalmente cercanos.

Ciertamente no intento pasar a cuestiones puramente políticas, pero desearía que aquellos a quienes preocupan las cuestiones políticas cruzaran más a menudo hacia estas que he estado considerando, pues ellas ofrecen el aspecto espiritual de problemas cuyo lado material atañe a la política. A este lado de la línea le concierne las cosas vivientes que tienen sus propias leyes de crecimiento, que no siempre son razonables, pero que deben ser aceptadas por la razón: cosas que no pueden ser esmeradamente planeadas y ordenadas así como no se pueden disciplinar los vientos, las lluvias y las estaciones.

 

 

Si, finalmente, tengo razón en creer que la poesía tiene una “función social” para todo el pueblo hablante de la lengua del poeta, esté o no al tanto de su existencia, resulta que es importante para cada pueblo de Europa que los otros sigan teniendo poesía. No puedo leer poesía noruega, pero si me dijeran que ya no se iba a escribir poesía en lengua noruega, sentiría una alarma más allá de una generosa simpatía.

Lo vería como una mancha enfermiza que probablemente se esparciera sobre todo el continente; como el comienzo de una decadencia que significaría la posibilidad de que la gente de todos lados perdiera la capacidad de expresarse y, consecuentemente, de sentir las emociones de los seres civilizados. Esto, desde luego, pudiera ocurrir. Mucho se ha dicho en todas partes acerca de la decadencia de la creencia religiosa; no tanto sobre la decadencia de la sensibilidad religiosa.

El problema de la edad moderna no es meramente la incapacidad de creer cierras cosas sobre Dios y el hombre que nuestros ancestros creían, sino la incapacidad de sentir a Dios y al hombre como ellos lo hicieron. Una creencia en la que ustedes ya no creen es algo que hasta cierto punto aún pueden entender, pero cuando el sentimiento religioso desaparece, las palabras mediante las cuales los hombres han luchado por expresarlo devienen vacías de sentido. Es muy cierto que el sentimiento religioso varía naturalmente de país a país y de una época a otra, tanto como varía el sentimiento poético; el sentimiento varía aun cuando la creencia, la doctrina, permanezca igual.

Pero ésta es una condición de la vida humana y a lo que temo es a la muerte. Es igualmente posible que el sentimiento de la poesía, y los sentimientos que constituyen el material de la poesía, desaparezcan en todos lados, cosa que pudiera ayudar, quizás, a facilitar esa unificación del mundo que algunos pueblos consideran deseable por sí misma.

 

 

 

 

 

Traducción de Juan Andrés Ordóñez y

María de la Paz Cruickshank

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario