Se acercan sus pasos

Oigo sus pasos

No los veo.

Pisan las camelias

Y suenan a pisadas suaves

Pisan una mosca

Y suenan a pasos crujientes

Pisan una mierda

Y suenan a pisadas resbaladizas.

 

Se detienen frente a mí

No las veo

Pero se que están cerca

Esperan

Taconean impacientes

No grito.

 

Dudan, ¿Hay salvación?

Se van

Vuelven

No puedo gritar

No puedo Luchar contra el Enemigo Invisible.

 

Este es un Juego Cruel.

Se rien,

pisan a mi Yo.

 

Y suena a ese Silencio

 

PD (Ese Silencio que no soy capaz de romper)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vladimira Pund

poema con postdata


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario