in a dark time

 

 

 

In a dark time, the eye begins to see,

I meet my shadow in the deepening shade;

I hear my echo in the echoing wood–

A lord of nature weeping to a tree,

I live between the heron and the wren,

Beasts of the hill and serpents of the den.

 

What’s madness but nobility of soul

At odds with circumstance? The day’s on fire!

I know the purity of pure despair,

My shadow pinned against a sweating wall,

That place among the rocks–is it a cave,

Or winding path? The edge is what I have.

 

 

A steady storm of correspondences!

A night flowing with birds, a ragged moon,

And in broad day the midnight come again!

A man goes far to find out what he is–

Death of the self in a long, tearless night,

All natural shapes blazing unnatural light.

 

 

 

Dark,dark my light, and darker my desire.

My soul, like some heat-maddened summer fly,

Keeps buzzing at the sill. Which I is I?

A fallen man, I climb out of my fear.

The mind enters itself, and God the mind,

And one is One, free in the tearing wind.

  en un oscuro tiempo

 

 

 

En un oscuro tiempo, el ojo empieza a ver,

Encuentro mi sombra en la sombra que se adensa;

Escucho mi eco en los ecos del bosque,

Señor de la naturaleza llorando ante un árbol.

Vivo entre la garza y el abadejo,

Bestias del monte y serpientes de las cuevas.

 

 

¿Qué es la locura sino nobleza de alma

Irreductible a las circunstancias? ¡El día arde!

Conozco la pureza de la desesperación pura.

Mi sombra clavada a un muro sudoroso.

Ese lugar entre las rocas, ¿es una caverna

O un sendero tortuoso? El borde es cuanto tengo.

 

 

¡Una incesante tormenta de correspondencias!

¡Una noche rebosante de pájaros, una luna desgarrada,

Y la medianoche que regresa en pleno día!

El hombre va muy lejos para hallarse a sí mismo:

Muerte del yo en una larga noche sin lágrimas,

Todas las formas naturales irradiando luz inhumana.

 

 

Oscura, mi oscura luz y  oscurecido mi deseo.

Mi alma, como alguna enloquecida y caliente mosca de verano que

Permanece zumbando en el umbral  ¿Cuál yo es yo?

Me elevo fuera de mi miedo de hombre arruinado.

La mente entra en sí misma y Dios en la mente

Y uno es Uno , libre en el viento de lagrimas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

theodore roethke

poemas

edición de alberto girri

 

signos

huerga y fierro editores

2000

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario