TIENES RAZÓN, SAHARA                     de libro del Anhelo

 

 

 

Tienes razón, Sahara.

No hay nieblas, ni velos, ni distancias.

Pero una niebla rodea a la niebla; y el velo

se oculta tras un velo; y continuamente

la distancia se aleja de la distancia.

Por eso no hay nieblas, ni velos, ni distancias.

Por eso se llama La Gran Distancia de la Niebla y los Velos.

Aquí es donde El Viajero se convierte en El Vagabundo,

y El Vagabundo se convierte en El Que Está Perdido,

y El Que Está Perdido se convierte en El Buscador,

y El Buscador se convierte en El Amante Apasionado,

y El Amante Apasionado se convierte en El Mendigo,

y El Mendigo se convierte en El Desgraciado,

y El Desgraciado se convierte en El Que Debe Ser Sacrificado,

y El Que Debe Ser Sacrificado se convierte en El Resucitado,

y El Resucitado se convierte en El Que Ha Trascendido

La Gran Distancia de la Niebla y los Velos. Entonces

durante mil años, o lo que queda de la tarde,

Ello gira en el Ardiente Fuego de los Cambios,

encarnando todas las transformaciones,

una tras otra, y entonces vuelta a empezar,

y entonces vuelta a acabar, 86 000 veces por segundo.

Entonces Ello, si es un hombre, estará listo

para amar a la mujer Sahara; y Ello, si es una mujer,

estará lista para amar al hombre

que puede hacer una canción de La Gran Distancia de la Niebla y los Velos.

¿Eres tú la que está esperando, Sahara, o soy yo?

 

 

 

Traducción: Alberto Manzano, con la colaboración de Ivan Giesen, Birgit Reinke y Leonard Cohen


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario