Ahora bien, un domingo las ovejas dejaron de comer: tenían la cabeza colgada sobre el pasto y parecían dormidas.

El lunes igual, el martes ya no querían ni beber.

Pasó un mes y las piernas, hechas palillos, sustentaban el armazón vacío con los ojos que resbalaban sobre el hueso de la nariz.

Una tras otra cayeron al suelo y la lana se tornaba polvo al tocarla.

Filomena, todas las mañanas repite a su hijo tonto la historia de las treinta ovejas que ya no tiene

y él se queda escuchando con la boca abierta.

Tiene cuarenta años pero no los aparenta y no alcanza ni bigotes.

Para salvarlo de las mujeres que iban rondando en su cabeza desnudas y él se masturbaba todo el día, le dijeron que era

Caballero del Señor. Pero, ¿y la espada?

Hay que esperar a que caiga del cielo. Y él espera y, mientras, su mamá le repite la historia de las ovejas.

Allí cerca, donde acostumbran a sentarse, hay unas piedrotas blancas que se clavaron en los campos cuando explotó una montaña

bajo Perneara y del cielo llovió cualquier cosa.

Luego se levantan y se van hacia la casa.

Dicen que a veces las piedrotas blancas se arrastran sobre el pasto y se van tras ellos como si fuesen las ovejas muertas.

Tonino Guerra

Canto Cuarto

LA MIEL

poema

TRADUCCIÓN DE STEFANO STRAZZABOSCO

EDICIONES SIN NOMBRE

MÉXICO, 2004


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario