CANTO SÉPTIMO

 

 

 

Pidio tenia una esposa

que todos los sábados lavaba la ropa en el lavadero

y él al mediodía en punto le echaba una mano

para exprimir las sábanas

en medío de la calle

hasta reducirlas a culebrones blancos

que goteaban sobre el suelo.

 

Ahora que ya no tiene esposa

lo acompaña un mirlo

y madruga en la plaza

con Gepi y Nano, los otros dos zapateros,

a quienes canta todos los días en voz baja

“Amor ti vieta” de la Fedora de Giordano.

CANTÈDA SÈT

 

 

 

Pidio l’éva una mói

che tótt i sabat la lavéva i pan te lavadéur

e léu a bòta d’mezdè u i dèva una mèna

a strènz i lanzúl

te mèz d’la strèda

fina ch’i dvantéva di biséun biènch

ch’i sguzléva ma tèra.

 

Adés ch’u n’a pió la su mói

u i tén cumpagnéa un méral

e pu e’ va in piaza a fè nòta

sa Gepi e Nano, ch’ilt déu calzulèr,

e tótt i dè u i chenta sotavòusa

“amor ti vieta” da la Fedora ad Giordano.

 

 

 

 

Pidio aveva una moglie

che tutti i sabati lavava i panni al lavatoio

lui a mezzogiorno in punto le dava una mano 

a stringere i lenzuoli

 in mezzo alla strada

fino a ridurli dei biscioni bianchi

che sgocciolavana terra.

 

Adesso che non ha più sua moglie

gli tiene compagnia un merlo

e fa notte in piazza

con Gepi e Nano, gli altri due calzolai,

ai quali canta tutti i giorni sottovoce

“amor ti vieta” dala Fedora di Giordano.

 

 

 

 

 

 

TONINO GUERRA

LA MIEL

poema

TRADUCCIÓN DE STEFANO STRAZZABOSCO

EDICIONES SIN NOMBRE

MÉXICO, 2004

1a edición 2004 en español

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario