CANTO VIGÉSIMO SÉPTIMO

 

 

 

 

Las manos en los bolsillos, las manos fuera de los bolsillos,

llegar hasta el fondo de la recámara

ver si en las grietas de la pared

hay algún bicho durmiendo.

Volver atrás y sentarse

mientras mi hermano se acuesta.

 

Luego salimos de la casa

para quedamos de pie en medio del camino largo

que bordea las cañas.

Del lado de los cerros estaba el sol poniéndose,

del lado del mar la luna llena crecía

sobre el dorso de un mulo.

Eran dos cosas redondas que se reflejaban

y nosotros mirábamos un rato hacia un lado, un rato hacia el otro

porque parecía que estábamos en medio de dos soles.

 

 

 

 

 

Le mani in tasca, le mani fuori dalle tasche

arrivare in fundo alla camera

guardare se dentro le crepe del muro

ci sono dei bacherozze che dormono

Tomare indietro e mettersi a sedere

mentre il mio fratello si sdraia.

 

Poi siamo usciti di casa

per stare in piedi m mezzo dalla strada lunga 

che rasenta le canne.

Dalla parte dei monti c’em il sole che calava,

dalla parte del mare la luna piena cresceva

sulla schiena di un mulo.

Erano due cose ronde che si specchiavano

e noi guardavamo una volta di qua e una di là

perché pareva fossimo in mezzo due soli.

 

 

 

TONINO GUERRA

LA MIEL

poema

TRADUCCIÓN DE STEFANO STRAZZABOSCO

EDICIONES SIN NOMBRE

MÉXICO, 2004

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario