susana romano sued

la diáspora de la escritura

una poética de la traducción poética

 

 

editorial alfa

 

     

Los poemas del ciclo MORGUE,de GOTTFRIED BENN, que he tomado a título de ejemplo para traducir y reflexionar sobre la traducción, inauguraron, con su aparición en 1912, una época en la lírica moderna, causando un enorme revuelo en la crítica.

Lo característico, innovador y revolucionario de este ciclo, no es sólo su temática, sino principalmente la creación de un nuevo lenguaje. Un lenguaje que permitía presentar de forma natural y cruel la decadencia biológica del ser humano, que hacía posible una lírica de lo feo capaz de superar todos los ejemplos precedentes, y que reproducía con exactitud pero sin simpatía, aspectos de la realidad de la vida humana -o mejor: de la muerte- hasta entonces soslayados. 

Innovación drástica que depende sobre todo del tratamiento que se da a los temas, su carencia total de patetismo, donde la inclusión masiva de esferas dispares (moral, religiosa, sexual, escatológica, médica) sacude los cimientos de toda la lírica precedente.

Los valores mancillados por esta poesía no habían sido cuestionados nunca tan radicalmente ni en una forma tan extrema de provocación.

La manipulación de ciertos tabúes y la manera de hacerlo fueron absolutamente originales en su momento, pues por más que toda la corriente del naturalismo se había empeñado en copiar una realidad, con todo su espanto y crudeza, esto fue realizado junto con el ejercicio de gestos estereotipados de piedad y compasión, de sentimentalismo y lamentos.

Se trata de la subversión absoluta de los valores de la pequeña burguesía y burguesía, que medraban en el mundo y la sociedad con la conciencia tranquila, aferrados a escalas éticas y religiosas a cuyas respuestas siempre se podía recurrir en caso de dudas acerca de las cuestiones sexuales, de la vida y de la muerte, encontrando en ello un amparo, una protección ante lo desconocido y la nada.

Benn desarrolla a partir de estos textos, una estética de lo desagradable, de la fealdad, en el ámbito del lenguaje. Es así que manifiesta en ello una constante y general reducción de la persona a sus rasgos, en su mayoría odiosos, mediante lo cual la característica, lo accidental, se convierte en lo substancial, en tanto que el sujeto se despersonaliza, cosificándose. El autor apenas si aparece, confinándose en el rol de observador-registrador distanciado.

Se trata del procedimiento dominante de sinécdoque, es decir la traslación de la designación del todo a la parte (pars pro toto), del género al producto, produciendo entonces el doble fenómeno: la convergencia de la cosificación de los seres y de la personificación de las cosas. Detrás de esta perspectiva dominante de «MORGUE» se encuentra la mirada «diseccionadora» del Benn médico.

Ese tratamiento de tales temas, con la exactitud de la descripción, conjuntamente con la parodia agresiva de la simbología y los valores del mundo cristiano (como se verá en el curso de los análisis) provocó el doble efecto de shock y provocación.

Benn constituye «la radicalización de una pérdida moderna de trascendencia, cuyo comienzo se puede ya detectar en el siglo XVII. En el joven Benn se ha dado el último paso: la realidad de la trascendencia ya se ha perdido; se busca la manifestación de Dios en la realidad misma; pero con la revelación de su corruptibilidad y su caducidad, también Dios se corrompe y es reducido a la nada».

– 

Nos hallamos frente a una forma verbal que a través de la deformación por vía del montaje de la conciencia normal de la realidad, rompe las visiones y representaciones congeladas y cristalizadas de la misma». Y, a modo de resumen de características de este ciclo de poemas, se observa como rasgos dominantes :

– procedimientos de desenmascaramiento cínico,

– disolución de lo más íntimo, de la apariencia de belleza y de los valores metafísicos,

– lírica de ‘puesta al descubierto’ que ejerce simultáneamente una triple crítica :

a. de la realidad,

b. del lenguaje y, como consecuencia de ambos,

c. de la conciencia.

– 

He tomado en primer lugar el poema REQUIEM, que es en realidad el último del ciclo,

para realizar un análisis modelo, examinando en detalle sus aspectos, a fin de presentar

exhaustivamente el instrumental poetológico empleado.

El sistema de versificación alemán, silabotónico, basa su ritmo en las unidades «Hebung» (sílaba rítmica marcada) y «Senkung» (sílaba no marcada) y se diferencia básicamente del sistema español.

 

 –

 

 

Estrofa I

1. Auf jedem Tisch zwei : Männer und Weiber

2. Kreuzweis. Nah, nackt, und dennoch ohne Qual.

3. Den Schädel auf. Die Brust entzwei. Die Leiber

4. gebären nun ihr allerletzes Mal.

Estrofa II

1. Jeder drei Näpfe voll: von Hirn bis Hoden.

2. Und Gottes Tempel und des Teufels Stall

3. nun Brust an Brust auf eines Kübels Boden

4. begrinsen Golgatha und Sündenfall.

Estrofa III

1. Der Rest in Särge. Lauter Nergeburten:

2. Mannsbeine, Kinderbrust und Haar vom Weib.

3. Ich sah, von zweien, die dereinst sich hurten,

4. lag es da, wie aus einem Mutterleib.

 

Este texto se divide, desde el punto de vista formal, en el título, por un lado, y tres estrofas

de cuatro versos o líneas cada una, y cada estrofa tiene la muestra de rima cruzada o alterna.

Examinaré el poema por sus unidades estróficas, a las que he asignado números

romanos (I, II, y III) y números arábigos de 1. a 4. a los versos o líneas de cada estrofa.

 

Aspectos dominantes del plano Semántico

 

  

La muerte no sólo asume el rol de suceso último y definitivo; al mismo tiempo se trata de una transición a través de un combate, una lucha violenta en realidad, entre las fuerzas de la vida y de la muerte.

Estrofa I

«auf jedem Tisch» sobre cada mesa

«zwei» dos

«Qual» / «Mal», (Tormento/Vez/Marca), «Stall» / «Sundenfall» (establo/pecado original),

«Weib» / «Mutterleib» (hembra/seno materno).

«Männer und Weiber» (varones y hembras)

«Kreuzweis» (en forma de cruz)

«auf Jedem» (sobre, en cada)

adjetivos de una sola sílaba : «nah», «nackt» (próximos, desnudos)

una conjunción adverbial más una preposición: «dennoch ohne»

unidas al vocablo «Qual» (tormento, padecimiento)

«Den Schädel auf» (el cráneo abierto)

«Die Brust entzwei» (el pecho dividido)

«Die Leiber/gebären» (los cuerpos paren)

adjetivo llamativamente extenso «allerletztes»

«ohne Qual» (sin dolor, sin pena)

Este «Leiber» (plural de «Leib»/cuerpo) despliega un campo polisémico que se registra en el diccionario:

a. es elemento común a personas y animales,

b. bajo vientre o barriga, es el cuerpo del Señor simbolizado en la hostia.

«Mal» se muestra también en un amplio despliegue polisémico, a saber :

a. «vez»,

b. «signo», «mancha», que sugiere «marca» o «estigma»

se destaca lo poco usual del empleo de un posesivo «ihr» junto «allerletztes», donde normalmente correspondería un artículo indeterminado «ein». Este posesivo cumple la función de especificación que se encuentra indicada antes en la especificación del par, reforzándola.

 

Estrofa II

esta estrofa continúa temáticante a la primera, con la enumeración sinecdóquica de miembros y partes del cuerpo, en un claro comportamiento cosificador y deshumanizante y lleno de precisiones numéricas. Ello le da un carácter de inventario, con la reiteración de la mencionada imagen de dos

el adjetivo numeral «drei»

Lo que llama especialmente la atención es la reunión sintagmática de las palabras «Hirn» y «Hoden» (cerebro, testículo)

la impresión de una amplitud, que tiende un gigantesco arco entre los dos complejos «Gottes Tempel» y «Teufels Stall»

la precisión temporal «nun»

la repetición del mismo vocablo «Brust», así como el consonantismo explosivo junto a la vocal oscura /u/ instauran compresión, opresión

«Hirn/Hoden» donde se hace evidente la polaridad «arriba/abajo»

«Hirn» tiene también varias acepciones: en sentido figurado es «el entendimiento», «la razón», «la inteligencia» y «órgano donde se alojan las funciones superiores»

«Hoden», glándula masculina de la reproducción, se emparenta con «casa», «refugio», connota fertilidad y protección

En la línea segunda tenemos un «arco» semántico: se asocia de inmediato con el aroma de las flores y de los inciensos de los templos, para transformar de inmediato
ese olor agradable y sacro, en un hedor de pocilga, sacrílego

en la línea tercera, este arco es demolido también semánticamente

«Kübels Boden» (fondo o piso de un balde o cubo) es mezclado con ese mundo inferior, bajo, es decir, es «revuelto, revolcado en la mugre»

«Tempel», se vuelve «Stall», el templo se convierte en una pocilga.

el fraternal «Brust an Brust» (pecho a pecho)

Así la jerarquía ética tradicional carece de validez, surge una reducción brutal a residuos, a desperdicio o basura, y realiza textualmente la equiparación de todos los seres por parte de la muerte.

«begrinsen» (esbozar apenas una sonrisa irónica, lateral) es una personificación de «Gottes Tempel» y de «Teufels Stall», de tal manera que lo que es burlado resulta sacrílego y blasfémico : «Golgatha» y «Sundenfall»

«Golgatha» (Gólgota) es para el cristianismo el símbolo del dolor pues es el lugar de la crucifixión. Esta palabra de etimología hebrea (de «gulgolta» = cráneo) se traduce al alemán  con «Schädelstatt» = lugar de los cráneos

Sünfenfall (pecado original)

 

Estrofa III

La expectativa generada por los dos puntos se ve, efectivamente, cumplida, es decir, una enumeración precisa, justa, carente de artículos

«Mannsbeine», (huesos/piernas de hombre) «Kinderbrust» (pecho de niño)

aparece, en lugar de un presumible «Weiberhaar» (pelo femenino) la frase «Haar vom Weib» (pelo de hembra)

La inesperada aparición de un yo lírico, («ich»)

1. de la línea 1. a la 10. caracterizada por una enumeración impersonal y atemporal (en el sentido de los sujetos gramaticales) y

2. de la línea 11. a la 12. En éstas, junto a la aparición de la primera persona del singular, yo lírico, lo que se destaca es la primera precisión de un punto temporal pretérito : el «ich sah».

la partícula comparativa «wie»

por fin, caer en el quíntuple realzamiento del diptongo «gimiente» /ai/ de «Mutterleib».

constatación del tema de la muerte que retoma la expectativa del título con «Rest» (resto) y «Särge» (féretro), pero que es negada en forma brusca en la misma línea por «Neugeburten» (renacimientos, o nacimientos nuevos)

se sucede una enumeración lapidaria que hace evidente el carácter -constatable en todo el texto- de despedazamiento, cosificación e inventariación.

Con la incursión del yo se introduce una modificación básica de perspectiva, acercando la situación que se describe a un plano más personal, que compromete al yo lírico, incorporando un pathos hasta ahora ausente

«ich sah» (he visto) de la línea tercera, que recuerda y remite al «und Gott sah, dass es gut war» (y Dios vio que era bueno)

se retoma la imagen de dos con su principio de concreción, de especificación: «von zweien» (de dos) en su cohabitar

«Hurten», (haber comerciado carnalmente con prostitutas) tiene una connotación muy negativa: remite a un ámbito bajo y obsceno, del lenguaje vulgar, que indica promiscuidad (ya anticipada, otra vez, icónicamente, en la reunión apuntada de los compuestos nominales). Su posición final instituye un paralelo obligado con «Mutterleib», también final, pero éste tiene una connotación de signo contrario, o sea que se opone en extremo a «hurten», pues «Mutterleib» (seno materno), implica ternura, se asocia con la Virgen María, con el amor materno, con el hogar

el «lag es da»,  (eso yacía) hace retornar el texto al anonimato, suprimiendo mediante el neutro «es» el rasgo especificatorio adquirido en virtud del «von zweien» examinado más arriba, volviendo a dominar un carácter de impersonalidad.

En lo que concierne a la rima, se relevan los pares de vocablos reunidos por ella, a saber:

I. Weiber-Leiber

Qual-Mal

II. Hoden-Boden

Stall-(Sünden) Fall

III. (Neuge) burten-hurten

Weib-Leib

  

 

 

REQUIEM (traducción Romano-Sued, 1986)

Estrofa I

1. Por mesa, hay dos. Varones y hembras

2. en cruz. Juntos, nudos, mas sin pena.

3. Partido el cráneo. Deshecho el pecho. Los cuerpos

4. paren pues su vez postrera.

Estrofa II

1. Cubetas llenas. Del seso al huevo

2. Y el templo de Dios y el establo del diablo.

3. pues pecho a pecho el fondo de una tina

4. de Gólgota y Caída hacen escarnio.

Estrofa III

1. El resto en cajas. Renacimientos:

2. Androspiernas, pecho de niño y pelo de hembra:

3. de dos que un día se amancebaron

4. lo vi allí, como surgido de un regazo.

 

 

REQUIEM (Trad. López de Abiada, 1983)

Estrofa I

En cada mesa dos. Hombres y mujeres

en cruz. Cercanos, desnudos y, con todo, sin dolor.

El cráneo abierto. El pecho dividido. Los cuerpos

paren por última vez.

Estrofa II

Cada uno tres cazuelas llenas: de sesos a testículos.

Y el templo de Dios y el establo del demonio

pecho a pecho en el fondo de un cubo

se burlan del Gólgota y del pecado original.

Estrofa III

El resto va a los féretros. Todos son nacimientos nuevos:

piernas de hombre, pechos de niño y cabellos de hembra.

He visto, de dos que fornicaron un día,

que estaba allí, como surgido de un vientre materno.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario