círculo de poesía

 

 

poesía española: unai velasco

 

 

 

Del poemario En este lugar, Esto no es Berlín, 2012: Premio Nacional de Poesía Joven:

 

 

 

 

 

los helechos

 

 

‘Parque Jurásico’: «rodeados de plantas…»

La Enciclopedia Salvat, vol. 15

 

 

 

Todavía siguen ahí todas aquellas películas     (los helechos

inadvertidos)

que no querríamos volver a ver más,

ya pasó, dijimos

habituales fáciles de palabra rápida

todo el peso de los días recostado       (en los helechos)

en el gesto acostumbrado.

Ignorando que

más allá de la extensión infinita de los contenidos extra

más allá del montaje del director, permanecerán

ante todo

no las películas más audaces

sino las más felices,

sostenidas

no rescatadas

nostálgicos no,

como se recupera aquello que nunca se ha ido.

Permanecerán para bien o para mal                      (los helechos)

como pequeñas piedras de adoración

secas y precisas,

manutención en los bolsillos

irreversibles

del bañador.

 

Hoy siguen ahí con su insistencia sana     (y lanceolada)

que algún día parecerá salvarnos

o nos salvará, quién sabe,

porque merecía la pena citarse en el cine

como una gran decisión adulta y aún

no estaba demasiado claro qué demonios era

aquello del dolby surround. Ahora

sus voces sigilosas                                     (sus hojas)

nos rodean o nos envuelven.

Siguen ahí, en efecto,

urdieron una espesura apropiada,

autoridades del tránsito de nada sirve

tener miedo                                                       (de los helechos)

si su presencia

el día en que volvamos

es más vívida que todo lo que alguna vez tuvimos

que lo que no tuvimos jamás,

si su presencia

de golpe

nos acorrala

si se impone sin publicidad y sin cortes

si su emulsión nos deja secos en el sofa

en el interior

del coche volcado de una noche tormentosa y selvática

a retazos nuestras ropas

los cristales rotos del parabrisas

la pierna herida de Jeff Goldblum

perseguidos por el Tiranosaurio Rex

huid

huid

hacia la valla

hacia el perímetro electrificado

(en dirección a los helechos)

atravesadlo

de nuevo atrapados por decenas de

 

gallimimus         gallimimus         gallimimus

 

gallimimus             gallimimus

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario