Escribo sobre una idea que no tengo
y rozo los alrededores del poema,
hasta perderme en el olvido.

No hay motivo
ni sujeto,
ni sinapsis.

Sólo un ligero eco que no acepto
y la resignación de no sentir
mas que el hueco de mi pensamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario