¿y bien? ¿te sana el metaloide pálido?…

¿Y bien? ¿Te sana el metaloide pálido?

¿Los metaloides incendiarios, cívicos,

inclinados al río atroz del polvo?

Esclavo, es ya la hora circular

en que en las dos aurículas se forman

anillos guturales, corredizos, cuaternarios.

Señor esclavo, en la mañana mágica

se ve, por fin,

el busto de tu trémulo ronquido,

vense tus sufrimientos a caballo,

pasa el órgano bueno, el de tres asas,

hojeo, mes por mes, tu monocorde cabellera,

tu suegra llora

haciendo huesecillos de sus dedos,

se inclina tu alma con pasión a verte

y tu sien, un momento, marca el paso.

Y la gallina pone su infinito, uno por uno;

sale la tierra hermosa de las humeantes sílabas,

te retratas de pie junto a tu hermano,

truena el color oscuro bajo el lecho

y corren y entrechócanse los pulpos.

Señor esclavo ¿y bien?

¿Los metaloides obran en tu angustia?

César Vallejo

de Poemas humanos

Obra poética completa preparada por Georgette

de Vallejo (Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968)

Lima 2009


 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comentarios

  1. En efecto, ¡esto es poesía, mamá¡¡¡¡¡

    Aquí -y no antes-, es donde empieza la poesía:

    imagina el retraso que llevamos: aún necesitamos

    argumento, o entender algo/algo, o que haya una

    combinación ingeniosa de palabras, o una gracia estética…

    Aún necesitamos tanto que sobra…

    Un saludo

    Narciso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario