vicente aleixandre

 

 

pensamientos finales

 

 

 

Nació y no supo. Respondió y no ha hablado.

Las sorprendidas ánimas te miran

cuando no pasas. El viento nunca cumple.

Tu pensamiento a solas cae despacio.

Como las fenecidas hojas caen y vuelven

a caer, si el viento las dispersa.

Mientras la sobria tierra las espera,

abierta. Callado el corazón, mudos los ojos,

tu pensamiento lento se deshace

en el aire. Movido suavemente. Un son de ramas

finales, un desvaído sueño de oros vivos

se esparce…Las hojas van cayendo.

 

   

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario