William Butler Yeats

mosca de largas patas


Que la civilización no se hunda,

perdida su gran batalla,

haz callar el perro, amarra el potrillo

a un poste distante;

Nuestro maestro César está en la tienda

con mapas esparcidos,

sus ojos fijos en nada,

una mano bajo su cabeza.

(Como una mosca de patas largas sobre la corriente

su mente se mueve sobre el silencio)

Que las torres sin capitel sean quemadas

y los hombres recuerden ese rostro,

muévete muy suavemente si moverte debes

en este solitario lugar.

Piensa ella, una parte mujer, tres partes niña,

que nadie mira; sus pies

ensayan el paso del deshollinador

recogido en una calle.

(Como una mosca de patas largas sobre la corriente

su mente se mueve sobre el silencio)

Que las niñas en la pubertad encuentren

el primer Adán en su pensamiento,

cierra la puerta de la capilla del Papa, mantén a los niños afuera.

Allá en ese andamio se reclina

Miguel Ángel.

Sin otro sonido que el que hacen los ratones

su mano avanza y retrocede.

(Como una mosca de patas largas sobre la corriente

su mente se mueve sobre el silencio)

El tejedor

Para que la civilización no se hunda,
Perdida su gran batalla,
Haz callar al perro, ata la jaca
En un puesto apartado;
Nuestro amo, César, está en la tienda
Con los mapas desplegados,
La mirada ausente,
La cabeza apoyada en la mano.

Como el tejedor en la superficie de la corriente,
Su imaginación se mueve sobre el silencio.

Que ardan las torres desmochadas
Y que los hombres recuerden aquel rostro.
Muévete apenas si has de moverte
En este lugar desolado.
Una parte mujer, tres partes niña, cree
Que nadie la mira; sus pies
Se ejercitan en un zapateo de villano
Aprendido en las calles.

Como el tejedor en la superficie de la corriente,
Su imaginación se mueve sobre el silencio.

Para que las niñas, en su pubertad, encuentren,
El primer Adán de sus intenciones,
Cierra la puerta de la capilla del Papa,
Que aquellos niños no entren.
En ese andamio se apoya
Miguel Ángel.
Sin más ruido que el de los ratones,
Su mano se mueve sin reposo.

Como el tejedor en la superficie de la corriente,
Su imaginación se mueve sobre el silencio.

Traducción de Mireia Porta i Arnau

[N. del E.: en efecto, reciben distintos nombres:

tejedor, zapatero… ]

La mosca de patas largas

Esa civilización no va ha naufragar

aunque haya perdido su gran batalla,

tranquilicen al perro, aten al pony

en un poste alejado; nuestro amo

César está en la tienda, con los mapas

desplegados, con sus ojos fijos en nada,

con una mano en su barbilla.

Como una mosca de patas largas en la corriente

su mente se mueve sobre el silencio.

Para que ardan las torres hasta la cima

y los hombres recuerden su rostro,

ve más despacio, si hay que moverse

en este solitario sitio, que ella piensa

-es tres partes niña; mujer, una-

que nadie mira; sus pies zapatean

pasos todos mezclados, de la calle.

Como una mosca de patas largas en la corriente

su mente se mueve sobre el silencio.

Para que las muchachas ya púberes

hallen a su primer Adán en su mente,

cierra la puerta de la capilla papal,

deja a esas niñas afuera, Miguel Ángel

está ahí reclinado en su andamio.

Haciendo el ruido que hace un ratón

sus manos van moviéndose aquí y allá.

Como una mosca de patas largas en la corriente

su mente se mueve sobre el silencio.

                                             Eduardo D´Anna

 

Long-Legged Fly 

by William Butler Yeats

That civilization may not sink
Its great battle lost,
Quiet the dog, tether the pony
To a distant post.
Our master Caesar is in the tent
Where the maps are spread,
His eyes fixed upon nothing,
A hand under his head.
Like a long-legged fly upon the stream
His mind moves upon silence.
That the topless towers be burnt
And men recall that face,
Move most gently if move you must
In this lonely place.
She thinks, part woman, three parts a child,
That nobody looks; her feet
Practice a tinker shuffle
Picked up on the street.
Like a long-legged fly upon the stream
Her mind moves upon silence.
That girls at puberty may find
The first Adam in their thought,
Shut the door of the Pope’s Chapel,
Keep those children out.
There on that scaffolding reclines
Michael Angelo.
With no more sound than the mice make
His hand moves to and fro.
Like a long-legged fly upon the stream
His mind moves upon silence.
 

Moscas de largas patas

Que la civilización no se hunda,
su gran batalla perdida,
acalla el perro, ata el potrillo
a un poste distante;
nuestro jefe el César está en la tienda
con los mapas desplegados,
sus ojos fijos en la nada,
un puño bajo su testa.
Como una mosca de largas patas sobre la corriente
su mente se mueve sobre el silencio.


Que las altas torres ardan
y los hombres recuerden esa cara,
muévete suavemente si debes moverte
en este solitario lugar.
Ella piensa, una parte mujer, tres partes niña,
que nadie mira; sus pies
imitan el paso cansino de un vago,
observado en la calle.
Como una mosca de largas patas sobre la corriente
su mente se mueve sobre el silencio.


Que las chicas púberes puedan encontrar
el primer Adán en su pensamiento,
cierra la puerta de la capilla papal,
lleva esos chicos afuera,
allí en ese andamio se reclina
Miguel Angel.
Con no mayor sonido que el que hacen los ratones,
mueve su mano de uno a otro lado.
Como una mosca de largas patas sobre la corriente
su mente se mueve sobre el silencio.


Versión J. Aulicino

Moscas de largas zancas

Para que la civilización no se hunda,

perdida su gran batalla,

haz callar al perro, ata el potrillo

a un poste distante.

César, nuestro amo, se halla en la tienda

donde los mapas están desplegados,

sus ojos fijos en el vacío

y una mano bajo el mentón.

Como una mosca de largas zancas sobre el río

su mente se mueve en el silencio.

Para que las insuperables torres sean quemadas

y los hombres memoren el rostro,

muévete lo más suavemente posible, si debes hacerlo

en este solitario lugar.

Ella piensa, en parte mujer, tres parte niña,

que nadie la mira; sus pies

ensayan un paso de baile

aprendido en la calle.

Como una mosca de largas zancas sobre el río

su mente se mueve en el silencio.

Para que las muchachas púberes puedan encontrar

el primer Adán en su pensamiento,

cierra la puerta de la capilla papal,

mantén fuera esas niñas.

Ahí en el andamio está acostado Miguel Angel.

Sin más ruido que el que hacen los ratones

mueve su mano de un lado a otro.

Como una mosca de largas zancas sobre el río

su mente se mueve en el silencio.

                                                Alberto Girri

Yeats, William Butler
W. B. Yeats: Selected Poetry: 181-182.
Ed. by A. Norman Jeffares. London: Macmillan, 1968.
Publication Start Year: 1939
Publication Notes: Last Poems (1936-1939)
RPO poem Editors: Ian Lancashire, assisted by Ana Berdinskikh
RPO Edition: 2009
Form: ten-line stanzas

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Aunque voy a añadir más versiones en castellano,

    aquí tenéis uno de los más grandes poemas jamás escritos,

    según el decir de las gentes -quizá de tiempos ya pasados-.

    Supongo que las variantes de la traducción entre versiones

    serán casi maniáticas, pero, por si acaso, intentaré que estén

    las mejores.

    De momento, por si queréis ir haciendo boca, os dejo solamente

    una.

    Gracias

    Un abrazo, muchachos.

    Narciso

Deja un comentario