Anecdote of the Jar

Wallace Stevens


I placed a jar in Tennessee,

And round it was, upon a hill.

It made the slovenly wilderness

Surround that hill.

The wilderness rose up to it,

And sprawled around, no longer wild.

The jar was round upon the ground

And tall and of a port in air.

It took dominion every where.

The jar was gray and bare.

It did not give of bird or bush,

Like nothing else in Tennessee.

 

 

 

 

 

Anécdota de la jarra

 

 

Coloqué una jarra en Tennessee
que era redonda, sobre una colina
Hizo que la desaliñada naturaleza
rodeara esa colina
 
La naturaleza se levantó hacia ella
y desparramada alrededor, dejó de ser silvestre
La jarra era redonda sobre el suelo
y tan alta como un puerto en el aire
 
Se extendió su dominio por todas partes
La jarra era gris y simple
No dio pájaro ni arbusto
como ninguna otra cosa en Tennessee
 
 
nuestras versiones
 
 

Anécdota de la jarra


Coloqué una jarra que era redonda

Sobre una colina en Tenesí.

Hizo que la maleza silvestre

Rodeara esa colina.

.

La maleza subió hasta ella,

Y se tendió a su alrededor, ya no era silvestre.

La jarra era redonda sobre la tierra

Y alta y como un puerto en el aire.

.

Dominó por todos lados.

La jarra era sencilla y gris.

No dio ni pájaro ni arbusto,

Como nada más en Tenesí.


Versión de Miguel Ángel Flores

Anécdota de la jarra

Puse una jarra en Tennessee,

Y era redonda, sobre una colina.

Hizo que el yermo agreste

Rodeara la colina.

Tendido a la redonda, y ya no inculto,

El yermo subió hasta ella.

La jarra era redonda sobre el terreno

Y alta y con cierto porte en el aire.

Hizo su señorío en todas partes.

La jarra era vacía y gris.

No daba pájaro ni arbusto,

Como ninguna cosa en Tennesse


Traducción de José Luis Rivas

Wallace Stevens, “Anecdote of a Jar” from Collected Poems. 

Copyright 1923, 1951, 1954 by Wallace Stevens.

Alfred A. Knopf, Knopf Doubleday Publishing Group,

Random House LLC 

Source: Poetry (October 1919)


 

 

 

 

 

 

6 Comentarios

  1. Uno de los grandes, mayores poetas americanos -del norte-

    fue, claro, wallace stevens… junto a… walt whitman, emily

    dickinson o hart crane, entre los muchos que se citan…

    Y grandes poemas del siglo o del idioma… debe de haber unos

    cuantos miles: pues bien, el de la jarra -o frasco o tarro, que me he encontrado

    de todo- es uno de ellos.

    En fin.

    Gracias

    Narciso

    Con todo, el poema es espléndido.

  2. Mmmm… me temo que el bueno de wallace pasará a formar

    parte de tus atenciones poéticas y -como todos esperamos-

    también de tus atenciones traductoras 😎

    Stevens es difícil (dicen) cuando se pone difícil… he leído a

    algún traductor que hay un par de poemas (en concreto, las

    auroras de otoño y notas o anotaciones sobre un oboe) que,

    según el traductor, no se pueden trasladar al castellano -y, supongo,

    a ninguna otra lengua, aunque los franceses se atreven con todo 8-(

    Un saludo

    Narciso

  3. Este poema precisamente me parece muy fácil de traducir porque como digo, su belleza no reside tanto en las palabras como en su concepto. Da igual que sea jarra tarro o lata de Coca cola, la magia es la misma. Es el concepto lo que hace de él un gran poema. Es la visión poética en estado puro.
    No soy de sorprenderme pero este poema es magistral.

    Gracias

  4. Pues a mí me parece más simple y sencillo. No veo que tenga segundas intenciones, una jarra que es observada con visión poética.
    Y eso es lo especial del poema.

Los comentarios están cerrados