El poema que tomó el lugar de una montaña

Allí estaba, palabra por palabra,

El poema que tomó el lugar de una montaña.

Él respiraba ese oxígeno,

Aún cuando el libro yaciera boca abajo sobre la mesa polvorienta.

Eso le recordaba cuánto había necesitado

Un lugar al que ir, siguiendo su propia dirección,

Cómo había recompuesto los pinos,

Desplazado las rocas y elegido su camino entre las nubes,

Para alcanzar la perspectiva correcta,

Aquella que lo hiciera sentirse completo, en una culminación inexplicable:

La roca exacta donde su inexactitud

Pudiera descubrir, al menos, el panorama hacia el cual se aproximaba,

Donde poder echarse y, contemplando el mar,

Reconocer su hogar, único y solitario.

 

The Poem That Took The Place Of A Mountain


There it was, word for word,

The poem that took the place of a mountain.

He breathed its oxygen,

Even when the book lay turned in the dust of his table.

It reminded him how he had needed

A place to go to in his own direction,

How he had recomposed the pines,

Shifted the rocks and picked his way among clouds,

For the outlook that would be right,

Where he would be complete in an unexplained completion:

The exact rock where his inexactness

Would discover, at last, the view toward which they had edged,

Where he could lie and, gazing down at the sea,

Recognize his unique and solitary home.

el poema que ocupaba el lugar de una montaña

Allí estaba, palabra por palabra,

el poema que ocupaba el lugar de una montaña.

Él respiraba su oxígeno,

aun cuando el libro estaba vuelto sobre el polvo de su mesa.

Le recordaba cuánto había necesitado

un lugar al que ir por su propio camino,

cómo había vuelto a componer los pinos,

apartado las rocas y andado con cuidado entre las nubes,

hasta hallar la atalaya que fuera la adecuada,

donde estuviera él completo en un inexplicado completarse:

la roca exacta donde sus inexactitudes

descubrieran, por fin, la vista hacia la cual habían avanzado,

donde pudiera echarse y, fijando los ojos en el mar,

reconocer su única y solitaria casa.

Wallace Stevens 

Versión: Isaías Garde

del blog Zoon Phonanta

[zoonphonanta.blogspot]

2ª versión:

Daniel Aguirre

Editorial Lumen

2008