el sentido claro de las cosas 

Tras la caída de las hojas, volvemos

a un sentido claro de las cosas. Es como si

hubiéramos llegado a un fin de la imaginación,

inanimado en un savoir inerte.

Se hace difícil hasta elegir adjetivo

para este simple frío, esta tristeza sin motivo.

Se ha convertido la gran estructura en una casa menor.

Ningún turbante pasa por los suelos disminuidos.

Nunca al invernadero le había hecho tanta falta pintura.

La chimenea tiene cincuenta años y se inclina hacia un lado.

Ha fracasado un esfuerzo fantástico, una repetición

en una repetitividad de hombres y moscas.

Sin embargo, la ausencia de la imaginación tenía

también que ser imaginada. La gran laguna,

la claridad de su sentido, sin reflejos, hojas,

barro, agua como cristal sucio, expresando silencio

de algún tipo, silencio de una rata que se ha asomado a ver,

la gran laguna y el desperdicio de sus lirios,

todo esto tenía que ser imaginado como un saber inevitable,

requerido, como requiere una necesidad.

the plain sense of things

– 

After the leaves have fallen, we return

To a plain sense of things. It is as if

We had come to an end of imagination,

Inanimate in an inert savoir.

It is difficult even to choose the adjective

For this blank cold, this sadness without cause.

The great structure has become a minor house.

No turban walks across the lessened floors.

The greenhouse never so badly needed paint.

The chimney is fifty years old and slants to one side.

A fantastic effort has failed, a repetition

In a repetitiousness of men and flies.

Yet the absence of the imagination had

Itself to be imagined. The great pond,

The plain sense of it, without reflections, leaves,

Mud, water like dirty glass, expressing silence

Of a sort, silence of a rat come out to see,

The great pond and its waste of the lilies, all this

Had to be imagined as an inevitable knowledge,

Required, as a necessity requires.

 

Wallace Stevens

La Roca

traducido por Daniel Aguirre

Editorial Lumen

España

2008


 Notas

El poema El claro sentido a las cosas, de Wallace Stevens, describe un estado mental en que la imaginación ha llegado a un callejón sin salida.

El poema tiene una dimensión dramática creada por la imaginería del entorno decrépito, desierto.

También crea una distancia dramática fuerte por su tema del regreso del viajero, un tiempo circular que se completa en el punto en que comenzó.

Imágenes, tales como las “hojas caídas” y “la gran estructura”, están referidas a la ausencia de imaginación poética, y como sugiere el título,

el poema versa sobre la pérdida del significado de las palabras, que ahora hace que el poeta sólo vea “el sentido claro de las cosas”.

Sin embargo, las dos últimas estrofas muestran que esta escena estéril y la falta de imaginación es lo que da paso a la imaginación creativa.

En la primera estrofa vemos que la imaginación se asocia con la vida y la energía, y el fin de la imaginación se asocia con la muerte.

Las hojas son imágenes de abundancia orgánica, algo simbólico para la productividad de la imaginación.

En un sentido poético esta imagen representa la diversidad de palabras y significados. Las hojas caídas y la falta de animación de la escena hacen

un retrato post edénico, estéril. El conocimiento o el “savoir” se convierte en “inertes”, no teniendo efecto cuando son despojados de los significados

atribuidos por la imaginación.

En la segunda estrofa, el poema está simbolizado por “la gran estructura”, una referencia al universo como un texto, que a los ojos del poeta

pierde su sentido y significado y se convierte en “una casa menor”.

Aunque el ambiente es pesado y frío, y en el que vemos la desesperación, la frustración y la “tristeza sin causa”, no está dominado por el

sentimentalismo. La distancia en el tono del poema, el “frío en blanco”, para el que el poeta encuentra difícil elegir un adjetivo, es una expresión

de la alienación; una falta de sentido inexplicable sin una “causa”.

Esto viene de la imaginación, el punto cero, representado por los “pisos disminuidos”, una referencia al submundo, pero sin ser exótica, espiritual

o interesante para los “que cruzan sin turbante”. Así que para el poeta, tanto el universo como el poema son despojados de significado, porque

ambos carecen de la subjetividad de la imaginación, que construye una comprensión ficticia de una realidad significativa.

Un tono de melancolía e imágenes de decadencia gobiernan la tercera estrofa, que se asemeja a la idea romántica del tiempo como el recordatorio

de la mortalidad. “El efecto invernadero” es la metáfora de la reserva de energía creativa, y la “chimenea”, un símbolo de la pasión.

Ambos se convierten en símbolo de la decadencia y desorden. A pesar del “esfuerzo fantástico” del poeta, el tiempo destruye el orden y crea uno

nuevo repetitivamente, lo que sugiere que los hombres son como las moscas, y su vida, tampoco es más significativa e importante que la de una

mosca. El poema, entonces, se convierte en una expresión de este esfuerzo por dar sentido y orden.

En la cuarta estrofa, la idea de la falta de imaginación como un estado estéril de la mente cambia de dirección con un verso paradójico:

“Sin embargo, la ausencia de la imaginación tuvo que imaginarse”.

Las dos últimas estrofas sugieren la idea de que la imaginación se levanta desde su ausencia, de una especie de nada, con el fin de ser imaginada.

Esta relación paradójica entre la imaginación y la falta de imaginación se refiere al concepto de codependencia existencial entre oposiciones binarias.

Vemos que “el gran estanque” se refiere tanto a la imaginación como a la falta de imaginación.

El estanque sirve como un símbolo circular para esta codependencia existencial y como la palabra misma, “el sentido claro”, cuya ausencia no sería

más que una especie de silencio. Esta vez, la falta de imaginación se hace similar al punto de vista limitado de una rata en silencio, que percibe los

“desechos de los lirios” y no los lirios.

El desecho de los lirios, que puede referirse a las palabras, y el mutismo de la rata, una escena simbólica para el ángulo anti-creativo de la percepción,

se convierten en la causa de la expresión y la creatividad.

Las tres primeras estrofas sientan las bases de la decadencia y de la esterilidad y las dos últimas estrofas sugieren que el aumento de la imaginación

depende de esta falta de creatividad. Por lo tanto, el poema es el resultado de una tensión entre estos dos tipos de percepción, y la síntesis de un

dilema que debe su existencia a su ausencia.

Kadir Has Üniversitesi 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario