Metaphor as degeneration


If there is a man white as marble
Sits in a wood, in the greenest part,
Brooding sounds of the images of death,

So there is a man in black space
Sits in nothing that we know,
Brooding sounds of river noises;

And these images, these reverberations,
And others, make certain how being
Includes death and the imagination.

The marble man remains himself in space.
The man in the black wood descends unchanged.
It is certain that the river

Is not Swatara. The swearthy water
That flows round the earth and through the skies,
Twisting among the universal spaces,

Is not Swatara. It is being.
That is the flock-flecked river, the water,
The blown sheen -or is it air?

How, then, is metaphor degeneration,
When Swatara becomes this undulant river
And the river becomes the landless, waterless ocean?

Here the black violets grow down to its banks
And the memorial mosses hang their green
Upon it, as it flows ahead.

 

 

Metáfora como degeneración

Si existe un hombre blanco como el mármol
Se sienta en un bosque, en la parte más verde,
Pensando sonidos de imágenes de muerte,

Hay, pues, un hombre en un espacio negro
No se sienta en nada de lo que conocemos,
Pensando en los sonidos de los ruidos fluviales;

Y estas imágenes, estas reverberaciones,
Y otras, vuelven cierto hasta qué punto ser
Incluye a la muerte y a la imaginación.

El hombre marmóreo permanece en el espacio.
El hombre en el bosque negro desciende
Sin cambios. Es cierto que el río

No es Swatara. El agua morena
Que fluye en torno a la tierra y a través de los cielos,
Girando entre los espacios universales,

No es Swatara. Es el ser.
Es el río salpicado de rebaños, el agua,
El lustre hinchado – ¿o es el aire?

¿Cómo, pues, es degeneración la metáfora,
Cuando Swatara se convierte en este río ondulante
Y el río se convierte en el océano sin tierra y sin agua?

Aquí las violetas negras crecen hacia abajo, hacia sus orillas
Y los musgos conmemorativos cuelgan su verdor
Sobre él, mientras él fluye hacia adelante.

Wallace Stevens

En, ‘Las auroras de Otoño y otros poemas’

Visor, Madrid, 1993. Traducciones de Jenaro Talens


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario