el paseo del resucitado

 

El profesor se ha muerto ya tres veces.

Tras la primera muerte hicieron que moviera la cabeza.

Tras la segunda muerte lo hicieron sentarse.

Tras la tercera, incluso lo pusieron en pie,

apoyado en una nana gorda y saludable:

y ahora nos vamos a dar un paseíto.

 

El cerebro, profundamente dañado después de un accidente,

y miren nada más, qué maravilla, cuántas dificultades ha

vencido:

derecha izquierda, claro oscuro, árbol hierba, duele comer.

 

¿Dos más dos, profesor?

Dos, dice el profesor.

Mejor respuesta que las anteriores.

 

Duele, hierba, sentarse, banca.

Y al final de la avenida de nuevo esa vieja como el mundo,

ni jovial, ni sonrosada,

 

tres veces de aquí expulsada,

y según parece verdadera nana.

 

El profesor quiere irse con ella.

Y otra vez se nos escapa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Szymborska, Wislawa

Poesía no completa

texto introd. de Elena Poniatowska ;

ed. y trad. de Gerardo Beltrán, Abel A. Murcia.-

2a ed. -México : FCE, 2008

 

 

 

 

 

 


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario