planeo el mundo

Planeo el mundo, segunda edición,

segunda edición, corregida,

como risa para los idiotas,

llanto para los melancólicos,

peine para los calvos,

zapatos para los perros.

He aquí el capítulo:

Lenguaje de los Animales y las Plantas,

y junto a cada especie

su respectivo diccionario.

Hasta un simple buenos días

intercambiado con un pez

tanto a ti como al pez y a todos

los reafirma en la vida.

¡Esa desde antaño presentida

y de repente real

improvisación de palabras por el bosque

¡Esa épica de las lechuzas!

¡Esos aforismos del erizo

compuestos justo

cuando estamos convencidos

de que, nada, sólo duerme!

  

El tiempo (capítulo segundo)

tiene derecho a entrometerse

en todo, lo malo y lo bueno.

Sin embargo, ese triturador de montes,

desplazador de océanos,

presente en el girar de los astros,

no tiene el menor poder

sobre los amantes, pues están tan desnudos,

tan abrazados, con el alma aguzada

como un gorrión en el hombro.

La vejez es sólo una moraleja

en la vida de un criminal.

Así pues, ¡todos son jóvenes!

El sufrimiento (capítulo tercero)

no ultraja al cuerpo.

La muerte

llega cuando duermes.

Y sueñas

que para nada necesitas respirar,

que el silencio sin aliento

es buena música,

que eres pequeño como una chispa

y a ese compás te apagas.

Sólo una muerte así. Sentiste más

dolor sujetando una rosa entre los dedos,

y mucho más terror

al ver caer un pétalo a la tierra.

Y sólo un mundo así. Sólo vivir

así. Y morir sólo tanto.

Y todo lo demás, como Bach

tocado de momento

en un serrucho.

Nota de los traductores

A Jan Zych, in memoriam

Antes del 3 de octubre de 1996 se había publicado no más de una veintena de traducciones de poemas

de Wislawa Szymborska —a quien ese día se le otorgó el Premio Nobel de Literatura— en toda el área de

la lengua española. Un promedio aproximado de un poema por país, por expresarlo de alguna manera.

Wislawa Szymborska

Poesía no completa

Llamando al Yeti, 1957

Edición y traducción de

Gerardo Beltrán, Abel A. Murcia

2ª edición

FCE, México, 2008


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario