wisława szymborska

 

prosas reunidas

 

 

 

traducción Manel Bellmunt Serrano

Malpaso Ediciones, S. L. U.

Barcelona

1ª edición: enero de 2017

 

 

 

la caza

 

 

 

 

 

Ya no queda en Europa ningún gran animal salvaje que viva fuera del alcance de nuestra gracia y desgracia.

Solo los más pequeños pueden escapar a nuestro control y vivir en ciertos lugares con total libertad. A las grandes especies puede parecerles que viven tal como desean; sin embargo, han sido sometidas en realidad a una cría dirigida a distancia.

Si nos pusiéramos a ello con determinación, podríamos aniquilar hasta la última de las grandes especies en dos o tres años y, con la activa colaboración de nuestros burócratas, quizá lo conseguiríamos en unos cinco años.

Naturalmente, nadie desea eso. Mientras leía el libro de Dzięgielewski, el cual se muestra completamente exhaustivo en todo lo que concierne al pasado, el presente y el futuro del ciervo, llegué a la conclusión de que este precioso animal continuará existiendo en Europa en tanto que haya cazadores.

Estos no permitirán que desaparezca, puesto que todo aquel que ama la caza necesita algo que cazar. Así, pues, el cazador pasa volando las páginas de este libro desempeñando un papel doble: el de destructor y protector; ángel de la guarda y ángel exterminador a un mismo tiempo.

En la mano derecha sostiene la escopeta y, con la otra, le lanza un beso al ciervo.

Muy posiblemente, la palabra que con más frecuencia se utiliza en el libro, además de «ciervo» y «mogotes», es la de «caza».

La caza mejora las razas, dado que elimina a los especímenes menos aptos. La caza vela por la justa proporción entre machos y hembras. La caza decide la colocación del animal para que pueda prosperar adecuadamente sin destruir excesivamente el entorno forestal o campestre que lo rodea.

La caza mejora, incluso, la belleza del ciervo, imposibilitando la reproducción de aquellos ejemplares cuyos cuernos no crecen de la manera deseada.

En una palabra, la caza obra de manera muy diversa a favor del ciervo; la única lástima es que ni siquiera lo saben.

 

 

 

 

 

 

el ciervo

Stanislaw Dzięgielewski

Varsovia

Państwowe Wydawnictwo Rolnicze i Leśne

2. ª edición

1973

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPublicar comentario