wisława szymborska

 

prosas reunidas 

 

traducción Manel Bellmunt Serrano

revisión de la traducción

de Lecturas no obligatorias:

Karolina Todorowa

Malpaso Ediciones, S. L. U.

Barcelona

1ª edición: enero de 2017

 

 

 

cuánto cuesta ser un caballero

 

 

 

El Cid existió realmente y es cierto que su esposa tenía por nombre Jimena.

De igual forma, la valentía del Cid no deja lugar a dudas.

Sin embargo, la leyenda ha exagerado un tanto la irreconciliable enemistad con los moros españoles.

A veces este hombre también combatía del lado sarraceno contra los cristianos.

El sobrenombre de Cid, del árabe sidi (mi señor), refleja esa familiaridad por parte del héroe con el mundo del islam.

Sin embargo, el cantar popular no le recuerda así y confiere a su vida un único y decisivo rumbo: del lado del rey español contra los moros. Los primeros poemas sobre el Cid surgieron probablemente medio siglo después de su muerte, es decir, a mediados del siglo XII. La versión que hoy se conserva data del siglo XIII.

Es dudoso que sea obra de un único autor, sino más bien de dos, que solamente un copista convertiría más tarde en una sola persona.

El Poema se divide, por una parte, en el relato de los hechos de armas del Cid y, por otra, en sus problemas familiares.

En la primera se oye el sonido de las espadas y, en la segunda, solamente el cuchicheo de las cortesanas y el susurro de los vestidos de las doncellas.

Y aunque el encanto de la sencillez y la ingenua concreción están presentes en ambos relatos, por alguna razón, prefiero la primera.

Fue escrita por un Balzac medieval. La guerra es para él, ante todo, una empresa financiera.

Para combatir hay que apoderarse del oro y, para conseguir el oro, no hay más remedio que combatir. Dado que la guerra es costosa, esta debe ser rentable.

Es necesario especular con el botín, exigir un tributo y, si no es suficiente, estafar con los préstamos.

La cabeza del caballero, hasta que alguien se la cortaba, estaba siempre llena de cálculos. El autor no se olvida ni por un segundo de los botines de guerra y los enumera con arrojo y gusto. Lejos aún de la consciente idealización de la caballería, el Poema tiene el aroma de la autenticidad, que, por ejemplo, se observa levemente envuelto por un perfume vaporoso de virtudes absolutas en La Chanson de Roland.

La traducción de Anna Ludwika Czerny es maravillosa. Ha conservado íntegra la libertad interna de esta temprana poesía épica. Y ha transmitido también esa extraña franqueza medieval que hoy nos parece un tanto perversa.

 

 

 

 

 

 

 

Poema del Cid

traducción del español de Anna Ludwika Czerny

epílogo de Zygmunt Czerny

diseño gráfico de Józef Wilson

Cracovia

Wydawnictwo Literackie

1970

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario