VISTA CON GRANO DE ARENA

Lo llamaremos grano de arena.

Y él a sí mismo ni grano ni arena.

Prescinde del nombre

general, individual,

efímero, perenne,

erróneo o adecuado.

De nada le sirve nuestra mirada, el tacto.

No se siente ni visto ni tocado.

Y que haya caído sobre el alféizar de la ventana

es nuestra aventura, no la suya.

Para él, es lo mismo que caer en cualquier cosa,

sin la seguridad de haber caído ya,

o de seguir cayendo.

Desde la ventana Hay una hermosa vista del lago,

pero esa vista no se ve a sí misma.

Incolora e informe,

atónita, inodora

e indolora está en este momento.

El fondo sin fondo del lago

y las desorilladas orillas.

Ni mojada ni seca su agua.

Ni singulares ni plurales las olas

que susurran, sordas a su propio susurro,

alrededor de ni pequeñas ni grandes piedras.

Y todo esto bajo un cielo por naturaleza aceleste,

en el que se pone el sol sin ponerse en absoluto

y se esconde sin esconderse tras una no sabedora nube.

El viento la sacude sin ningún otro motivo

que el de soplar.

Pasa un segundo.

Otro segundo.

Un tercer segundo.

Pero son sólo nuestros esos tres segundos.

El tiempo pasó corriendo como un mensajero con una noticia

urgente.

Pero es sólo nuestra esa comparación.

Personaje inventado, falsas prisas,

e inhumana noticia.


Wislawa Szymborska

Poesía no completa

El gran número, 1976

Edición y traducción de

Gerardo Beltrán, Abel A. Murcia

2ª edición

FCE, México, 2008


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario