Francis-Bacon12-From-Muybridge-The-Human-Figure-in-Motion...1965

 

 

After Muybridge – Woman Emptying a Bowl of Water and Paralytic Child, 1965

Staatsgalerie Moderner Kunst, Munich

 

 

 

 

 

El área redonda o el paralelepípedo que aíslan la Figura se convierten por sí mismos

en un motor, y Bacon no ha abandonado el proyecto de una escultura móvil que podría

realizarlo más fácilmente: en este caso, el perímetro del pedestal se deslizaría a lo largo

de la longitud del armazón, de modo que la Figura podría dar su “vuelta diaria”. […]

Es el paseo del niño paralítico y su madre, aferrándose al borde de la balaustrada

en una carrera curiosa para el discapacitado.

 

 

 

Las figuras de Bacon nos dan una sensación de movimiento. Pero se trata de un movimiento

inmóvil, en cierto modo, porque es el movimiento que no se extiende a través del espacio físico.

Es el movimiento y el cambio de otro tipo de magnitud, las magnitudes intensivas.

A menudo sentimos que figuras de Bacon están siendo empujadas y tiradas en muchas direcciones

a la vez, y se encuentran atrapadas, congeladas en un espasmo instantáneo.

 

 

 

 

Francis-BaconH-From-Muybridge-The-Human-Figure-in-Motion...1965

 

 

 

 

Deleuze apunta que en esta obra parece ser que estas fuerzas intensivas que sentimos nos

producen sensaciones. A partir de esas sensaciones podríamos imaginar el movimiento real que tiene

lugar. En esta pintura podemos a ver al niño paralítico caminando por la balaustrada.

 

 

 

Lo que Deleuze parece estar diciendo es esto: no es que veamos diferentes fases del movimiento

a través de un amplio espacio, que nos darían diferentes niveles de sensación.

Más bien tenemos la sensación de tendencias internas en las figuras.

Las fuerzas empujan y tiran de las figuras en muchas direcciones a la vez, lo que sugiere diferentes

velocidades, pero sin actualizar ninguna en el tiempo y el espacio.

Estas tendencias en las pinturas de Bacon no son una instantánea de una sola imagen acerca de dónde

la figura quiere ir y a qué velocidad.

Más bien, a causa de sus técnicas de aleatorización, sentimos los cambios en las tendencias.

Estos cambios impredecibles de intensidad nos hacen sentir diferentes niveles o valencias de sensación.

A continuación traducimos secundariamente estos cambios intensivos como sugiriendo movimientos

reales en las figuras.

Así que no son los movimientos los que causan las sensaciones, sino las sensaciones las que provocan

los movimientos.

 

 

Deleuze, Gilles. Francis Bacon: The Logic of Sensation. Transl. Daniel W. Smith. London/New York: Continuum, 2003.

 

 

 

 

 

Francis-BaconM-From-Muybridge-The-Human-Figure-in-Motion...1965

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario