Goldene Taschenuhr

 

 

 

 

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo.

Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda,

remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo,

los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas,

el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo

y de él brotan el aire, las brisas de la tierra,

la sombra de una mujer, el perfume del pan.

¿Qué más quiere, qué más quiere?

Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante.

El miedo herrumbra las áncoras,

cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj,

gangrenando la fría sangre de sus rubíes.

Y allá en el fondo está la muerte si no corremos

y llegamos antes

y comprendemos que ya no importa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Julio Cortázar

Instrucciones para dar cuerda al reloj


 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Mabel Bellante

    hay que adelantarse, hay que avivarse, hay que adelantarse, hay que despertarse, hay que adelantarse, hay que acordarse, hay que adelantarse

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna