jaime sabines

 

maltiempo

1972

 

 

 

 

como pájaros perdidos

 

XII

 

 

 

 

 

 

 

 

El secreto de Dios:

Acercó sus labios a mi oído

y no me dijo nada.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario