[ezcol_1half]       

la novia del negro


Entonces sobre almohadas de oscura sangre

se recostaba el cuello de una mujer rubia.

El sol radiaba en sus cabellos

y lamía los pálidos muslos

y se arrodillaba ante los pechos un poco más oscuros,

aún sin deformar por los pecados y los partos.

Un negro junto a ella: la coz de algún caballo

le había destrozado los ojos y la frente. Dos dedos

de su sucio pie izquierdo

se hincaban en la pequeña oreja blanca.

Pero ella yacía y dormía como una novia:

orlando la felicidad del primer amor

y en espera de numerosos viajes celestiales

de la sangre joven y cálida.

Hasta que alguien

le hundió el cuchillo en la nívea garganta

y un delantal púrpura de sangre muerta

le cubrió las caderas.

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

negerbraut

.

Dann lag auf Kissen dunklen Bluts gebettet

der blonde Nacken einer weißen Frau.

Die Sonne wütete in ihrem Haar

und leckte ihr die hellen Schenkel lang

und kniete um die bräunlicheren Brüste,

noch unentstellt durch Laster und Geburt.

Ein Nigger neben ihr: durch Pferdehufschlag

Augen und Stirn zerfetzt. Der bohrte

zwei Zehen seines schmutzigen linken Fußes

ins Innere ihres kleinen weißen Ohrs.

Sie aber lag und schlief wie eine Braut:

am Saume ihres Glücks der ersten Liebe

und wie vorm Aufbruch vieler Himmelfahrten

des jungen wannen Blutes.

Bis man ihr

das Messer in die weiße Kehle senkte

und einen Purpurschurz aus totem Blut

ihr um die Hüften warf.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Gottfried Benn

La novia del negro

Morgue y otros poemas, 1912

Traducción de Verónica Jaffé

Fondo Editorial Pequeña Venecia

Caracas 1991

Nuevo diseño por El cuerpo abierto, 2011

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.