4 : 8

 

 

 

Si has perdido tu nombre,

recobraremos la puntada de las calles más solas

para llamarte sin nombrarte.

 

Si has perdido tu casa,

despistaremos a los guardianes de la cárcel

hasta dejarlos con su sombra y sin sus muros.

 

Si has perdido el amor,

publicaremos un gran bando de palomas desnudas

para atrasar la vida y darte tiempo.

 

Si has perdido tus límites de hombre,

recorreremos el cruento laberinto

hasta alcanzar otra forma desde el fondo.

 

Si has perdido tus ecos o tu origen,

los buscaremos, pero hacia adelante,

en el templo final de los orígenes.

 

Solamente si has perdido tu pérdida

cortaremos un hilo

para empezar de nuevo.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario