emily dickinson

sostenlos – azul con azul

emily dickinson

 

el cerebro

 

 

 

El Cerebro—es más ancho que el Cielo—

Pues—ponlos uno al lado del otro—

Y el primero contendrá al segundo

Con facilidad—y a Ti—también—

 

edd

leer más

alma al calor blanco

emily dickinson

 

alma al calor blanco

 

 

 

¿Te atreves a ver una Alma al Calor Blanco?

Pues asómate a la puerta—

Rojo—es el tono común del Fuego—

Pero cuando el vívido Mineral

 

edd

leer más

o la contemplación fracasa

emily dickinson

 

Ella barre con Escobas multicolores –

 

 

Ella barre con Escobas multicolores –

Y deja atrás los añicos –

Oh Ama de casa en el Oeste por la Tarde –

Vuelve – y desempolva el Estanque –

 

edd

leer más

es la hora del plomo

emily dickinson

 

después de un gran dolor, uno se hace formal

 

Después de un gran dolor, uno se hace formal –

Los Nervios se apoltronan, como Tumbas-

El Corazón ya tieso se pregunta

Si fue El quien lo pudo soportar,

 

edd

leer más

condena para los zapatos

 

 

¿Es la Dicha, entonces, un Abismo

 

340

 

¿Es la Dicha, entonces, un Abismo

en el que no debo poner el pie equivocadamente

por temor a estropear mis zapatos?

 

edd

 

leer más
  1. Propongo una explicación ( ) de este hermoso y potente texto, tanto para hacerle justicia como para hacer justicia a…

  2. Aprovecharé este poema para explicarme —a mí mismo sobre todo— algunos asuntos de la poesía y la poética que, estando…