marco valerio marcial

cuya grasienta cabellera llena de perfume todo el teatro

 

II.29

 

Retrato de un desconocido

 

Estás viendo, Rufo, a aquel que ocupa los primeros asientos,

cuya mano enjoyada reluce hasta desde aquí, cuyos mantos

han absorbido tantas veces la púrpura de Tiro, y cuya toga

tiene orden de ganar [en blancura] a las nieves intactas,

 

 

leer más

me importa andar cuatro mil para no verte

 

II.5

 

Que me muera, Deciano, si no me gustaría

estar contigo los días enteros y las noches enteras.

Pero son dos mil pasos los que nos separan,

que se convierten en cuatro mil, con la ida y la vuelta.

 

 

leer más
  1. Propongo una explicación ( ) de este hermoso y potente texto, tanto para hacerle justicia como para hacer justicia a…

  2. Aprovecharé este poema para explicarme —a mí mismo sobre todo— algunos asuntos de la poesía y la poética que, estando…