1

sólo la sed

el silencio

ningún encuentro

cuídate de mí amor mío

cuídate de la silenciosa en el desierto

de la viajera con el vaso vacío

y de la sombra de su sombra

5

por un minuto de vida breve

única de ojos abiertos

por un minuto de ver

en el cerebro flores pequeñas

danzando como palabras en la boca de un mudo

13

explicar con palabras de este mundo

que partió de mí un barco llevándome

18

como un poema enterado

del silencio de las cosas

hablas para no verme

23

una mirada desde la alcantarilla

puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos

31

Es un cerrar los ojos y jurar no abrirlos. En tanto afuera se alimenten de relojes y de flores

nacidas de la astucia. Pero con los ojos cerrados y un sufrimiento en verdad demasiado grande

pulsamos los espejos hasta que las palabras olvidadas suenan mágicamente.


 

 

 


Alejandra Pizarnik


De Árbol de Diana, publicado por primera vez en 1962 por la editorial Sur, dirigida por la escritora
argentina Victoria Ocampo. Esa edición contaba con un prólogo del escritor mexicano Octavio
Paz. En 1988 la editorial Botella al Mar lo re-editó, esta vez con un prólogo escrito por la
profesora Susana Puente.

patriciaventi.blogspot.com

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.