abraham gragera

adiós a la época de los grandes caracteres

 

 

 

adiós a la época de los grandes caracteres

 

 

 

 

De algún modo, tú siempre lo has sabido, pero cuántas novelas permanecen sosegadas ahí,

sobre la alfombra, a merced del no tan robusto suelo, abiertas por donde nada ha sucedido aún.

Y las dimos sin más, por terminadas, para buscar alojo entre el pasado y la gramática, donde

cualquier alivio es soledad…

 

Ah el presente, derroche virtuoso de la curva antes de la aparición de los rincones.

Parece que no llega a suceder.

 

Alzar ahora la voz en este cuarto vulgar de primer piso, vertedero de armarios y secretos generalizables,

resulta algo ridículo, aunque también lo sea depurar ciertas palabras de su exceso de infinito.

 

Así, la telaraña dice adiós a la época de los grandes caracteres, mecida por el aire, la presa, el cazador…

 

Así el pasado planta cada lugar en el lugar preciso y asienten, prometeicos, los objetos, porque no

son justificables, aunque se les juzgue, también, por lo contrario, forzando a los decoradores a oficiar

de guionistas.

 

Y aquí es donde entras tú, con tus ropas a medio poner, rodeada de tajantes precipicios. Las olas sonríen,

desdentadas. Las venas restallan, emotivas, tensas en los violines del deseo cuando tañen su no feroz a

las interpretaciones para sobrevivir a los profesionales de la insatisfacción. Y al destino, que siempre

será romántico, de la arena a la actualidad.

 

Así responden los ahogados al disimulo de los peces y se venden más clásicos sin anotar en los

supermercados.

 

Digamos sólo fue volvió, la ola. El resto no es burla, ni venganza, sino un malentedido que cada uno

trata de revolver a su favor, como buscar el pájaro que canta entre follaje y ver únicamente el serrín

del taxidermista.

 

Retorcido, aunque no tanto como acusar a los árboles de manierismo. O al viento, que todo lo enarbola,

de adelantarse a las manos y susurrar entre dos cuerpos, como un desaliñado mayordomo: reportaos.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario